Los vientos que destrozaron a Ciudad Victoria

0
193
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Oscar Pineda.-

En apenas dos años Ciudad Victoria, la capital de Tamaulipas, se convirtió en un territorio inhóspito, sin agua potable, sin empleo para la gente, fracturado en sus vialidades y peligroso para los negocios.

La maldición había comenzado hace unos cuatro años, pero, insisto, éstos últimos dos han sido desastrosos.

El desdén oficial ha sido evidente y ese mismo repudio hacia la Ciudad Capital nos llevó a tener en la Presidencia Municipal a un ridículo personaje, cuyos excesos y excentricidades terminaron de hundir la ciudad.

Me queda claro que cuando decidieron por el impune Xicoténcatl no midieron que en el pecado llevarían la penitencia.

El problema ahora es que los daños que sufrió Ciudad Victoria por los años de abandono y de impunidad, son en muchos casos, irreparables e irreversibles.

¿Cómo levantar a una ciudad quebrada económicamente, parchada en sus calles, seca, por la falta de agua, sucia, insegura?

¿Cómo, si el presupuesto asignado se va en su mayoría en el pago de nómina y gasto corriente?

Como ciudadano espero de todo corazón que las nuevas autoridades encuentren la manera de salvar a Ciudad Victoria, que logren, cuando menos poner orden.

Las nuevas autoridades tienen el deber y la obligación de exigir cuentas a Xico y su pandilla, no se pueden dar el lujo de hacer borrón y cuenta nueva.

Las pruebas de las malas acciones de Xicoténcatl y sus funcionarios están documentadas, no hay pretexto.

 

EL PERSONAJE…

Para no desviarnos del tema, mínimo por cuidar las formas no deberían permitir que Xicoténcatl González Uresti asista a los eventos del Gobierno del Estado.

Parece una burla para la ciudadanía victorense, luego de que este personaje prácticamente destrozó la Ciudad con su pésima “administración”.

Es ofensivo ver que un funcionario que fue removido por el desorden administrativo que tenía en el Municipio –eso lo documentaron y lo informaron los recién llegados– siga posando para la foto en calidad de funcionario, en primera fila, en un evento de la Secretaría de Salud.

 

POSDATA…

Diciembre parece ir igual de rápido que los meses que le antecedieron… ojalá no sea igual de complicado…