Un día con AMLO

0
90
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata

¿Se han preguntado qué hace todo el día el presidente Andrés Manuel López Obrador?

No es tan complicado.

El mandatario nacional todo lo que hace lo publica en sus redes, sobre todo en Twitter.

Así siembre un arbolito, coma garnachas, reciba a un amigo, tenga un evento, reunión, encabece algún encuentro diplomático o salga de gira, todo lo tuitea. Todo.

De tal manera que en las últimas dos semanas solo ha tenido seis actividades.

Sí. En 14 días, seis eventos diferentes a las ruedas de prensa mañaneras.

Una acción cada dos días.

Se supone que muy temprano se reúne con el gabinete de seguridad para conocer los pormenores sobre ese tema, sin embargo, nunca ha subido una foto o se ha emitido un comunicado sobre ese respecto.

Así que no podemos saber si son ciertas esas reuniones a las seis de la mañana o no.

Luego tiene su monólogo… digo, su mañanera con representantes de los medios de comunicación… bueno, con un grupito de personas que le hacen preguntas a modo para que él conteste lo que quiere decir ese día.

En los últimos tres días no ha hecho nada más.

Antes, tuvo su evento de aniversario de su toma de posesión.

También entregó equipo a un hospital; hizo una gira por una entidad del país y recibió a un beisbolista.

Cero reuniones de trabajo con otros miembros del gabinete.

Cero reuniones con otros sectores de la sociedad.

Cero entrega de obras.

Cero entrega de proyectos.

Todo indica que su trabajo es marcar la agenda mediática en el país a través de sus ruedas de prensa que hace todos los días muy temprano.

¿A qué hora gobierna?

¿A qué hora planea?

¿A qué hora planifica?

¿A qué hora toma decisiones?

La verdad de las cosas es que no vemos que sea un mandatario que esté en la chamba o que se vea su labor diaria.

Insisto: tomando en cuenta que todo lo que hace, por muy simple o importante que sea, lo tuitea, pues nos basamos en ello para hacer ese balance general.

Revisamos comunicados de la Presidencia de la República, revisamos acciones de su administración, y no, no vemos más trabajo de López Obrador, salvo sus encuentros mañaneros con la prensa… o con ese sector de la prensa.

Cierto, se levanta muy temprano, pero su mayor carga de trabajo, por así decirlo, es de siete a nueve de la mañana , y una que otra ocasión que se alarga a las nueve y media o hasta las diez, pero de ahí, no hay nada más que se pueda decir que está chambeando.

Muchos señalan eso de que inicia su jornada muy temprano y creen que se alarga, pero no.

En su momento, el presidente Echeverría sostenía jornadas de hasta 20 horas diarias.

López Portillo tenía hasta diez eventos por día y salía mucho de gira.

Miguel de la Madrid también sostenía muchas reuniones a diario.

Carlos Salinas hacía infinidad de giras, y en cada una de ellas sostenía hasta cinco o seis eventos.

El presidente Zedillo igual tenía agendas muy apretadas. Incluso hasta Fox sostenía largas jornadas de trabajo.

Calderón y Peña tenían entre cinco y seis eventos diarios, sumado a las giras que hacían al menos una vez a la semana.

¿Y AMLO? Pues no se sabe que hace todo el santo día después de la mañanera.

EN CINCO PALABRAS.- Con razón estamos como estamos.

PUNTO FINAL.- “Dad todo el poder al hombre más virtuoso que exista, pronto le veréis cambiar de actitud”: Herodoto.

Twitter: @Mauri_Zapata