Rubén Rodríguez es apasionado de la cultura Huasteca

0
198
Tiempo aproximado de lectura: 5 minutos

Valeria Maldonado Peña.-

El folclore de nuestra región es muy representativo, podría decirse que en cualquier lugar en donde estés y veas una cuera o escuches un hupango, puedes estar seguro de que Tamaulipas está presente. Este folclore es el impulsor principal en la vida diaria del maestro Rubén Rodríguez Izaguirre, quien platicó con El Diario de Ciudad Victoria sobre su trayectoria como bailarín y promotor de la cultura y tradiciones tamaulipecas.

Quien actualmente está jubilado, inició su camino en el mundo de la danza desde que era un niño, al formar parte de los bailables que se realizaban en fechas especiales en las primarias y secundarias. Si bien nunca tuvo una escuela en forma, Rodríguez ha estado en diversas competencias nacionales e internacionales, representando a Tamaulipas con su zapateado.

Además del baile, el victorense de corazón se ha involucrado con el folclore mediante la realización de cueras. Estas son el traje típico que nos representa y que en los últimos años ha ganado un gran auge fuera de las tarimas de baile, pues se han empezado a usar como una prenda distintiva para portar en eventos y ocasiones especiales.

Recientemente decidió llevar un poco más allá su pasión por la Huasteca y la cultura tamaulipeca, al abrir un restaurante en la Capital, se trata de un espacio en donde se respira el folclore que nos representa. Bajo el nombre de “Antojitos en Tamaulipeco”, este lugar ofrece un ambiente lleno de sones huastecos, así como alimentos que son representativos del Estado y la Huasteca.

Fue justo en este lugar en donde nos dimos cita con el maestro Rubén, para realizar una breve entrevista en la que pudimos conocer un poco más de él y de su vida dentro del ámbito cultural y artístico de Ciudad Victoria; conocimos así a un apasionado de sus raíces y de las tradiciones de nuestro bello Tamaulipas.

–¿Desde qué edad empezó a bailar?

“Yo soy Rubén Rodríguez Izaguirre, ejercí mi profesión en el magisterio durante 30 años y actualmente estoy jubilado. Recuerdo que desde mi infancia, cuando estaba en la primaria, siempre participaba en todos los eventos que se hacían, luego en la secundaria también estuve en varios eventos de las secundarias técnicas”, dijo.

“Luego me vine a estudiar a la Capital porque yo soy de San Carlos, tierra de la picota y del mezcal. Aquí en la Capital empecé a estudiar la preparatoria y ahí me contacté con algunas personas que estaban formando el grupo de danza de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, y fui uno de los elegidos para promover la cultura en la Universidad mediante el folclor”, señaló.

 

–¿Cómo fue ser parte de este grupo?

“Te puedo decir que yo fui uno de los fundadores del grupo. Actualmente es un súper grupo y que tiene mucha trayectoria, ha tenido una gran participación a nivel internacional. Orgullosamente fundador del grupo de la Universidad”, expuso quien fue uno de los primeros talentos que se unió a tan prestigiado grupo de danza.

 

–¿De dónde surge su gusto por la danza?

“Yo creo que esto ya se trae, porque conozco gente que sus antepasados no se dedican al arte, sin embargo ellos sí, entonces yo pienso que esto ya se trae en la sangre y a veces lo que falta es el espacio para seguirlo practicando”, respondió quien defiende la idea de que el talento se fomenta día a día, ya que todos tenemos “ese algo” que necesita ser explotado.

“Yo no tengo escuela, yo no fui a una escuela para aprender danza, la danza yo la he aprendido a lo largo de mi vida, de diferentes maestros, pero a una escuela donde yo haya ido para aprender no fui. Únicamente allá por el 77 o 78 acudí a la Casa del Arte con el maestro Cardoza, que en paz descanse”, añadió.

 

–¿Cuál fue su labor como maestro?

“Cuando ingresé al magisterio, a mi me gustan las artes, entonces me enfoqué a formas grupos de danza en las escuelas en donde yo estuve, que fue en Magueyes. Ahí tuve el grupo de danza con algunas limitaciones de aquellos años, como en el 82. Luego estuve en la puerta de la Huasteca, en Llera de Canales y ahí también tuve grupo de danza”, contó.

“Con este grupo de danza incluso se ganaron unos eventos a nivel municipal y nivel regional. También tengo la experiencia con un concurso que se realizó y donde participamos con un grupo de secundaria y ganamos el primer lugar a nivel estatal gracias a los niños que ya tenían bases del maestro Héctor Tapia”, dijo.

 

–¿Qué otras experiencias ha tenido dentro de la danza?

“Participé en el grupo folclórico magisterial “Algarabía norteña”, ese grupo actualmente lo dirige mi hijo y ya hemos participado en dos eventos a nivel nacional y los dos los hemos ganado, ahorita somos bicampeones nacionales en danza folclórica. Se iba a realizar el tercer evento, pero ya no se llevó a cabo por la situación de la pandemia”, expresó.

“Es una experiencia muy bonita, porque hay mucha competencia, mucho nivel en todos los grupos. Por otra parte, actualmente de manera personal, estoy dirigiendo el grupo de danza ‘Perla tamaulipeca’, que está conformado solo por maestros jubilados, ya tenemos entre ocho y nueve años de trayectoria”, comentó.

Explicó que dicho grupo de danza surgió inicialmente “para mantenernos activos, era solo para practicar, pero luego ya empezamos a competir y ya hemos ido a varios eventos de nivel internacional, que se han realizado en diversos estados de la República, a llevar nuestra cultura y nuestro folclore. Hemos tenido buena aceptación de la gente que nos ve participar, porque se sorprenden de la energía y la pasión con la que hacemos la danza”.

 

–¿Qué significa para usted representar a Tamaulipas mediante la danza?

“Es un orgullo y un gusto hacerlo, y más cuando lo llevas fuera de tu casa, porque aquí se hacen eventos y se ven los bailes típicos, pero cuando los llevas a otro lugar es un gusto llevar tus tradiciones y cultura a otros estados y que la gente lo disfrute y que se hablen cosas bonitas del folclore tamaulipeco”, recalcó.

 

–¿Cómo empezó la fabricación de la cuera tamaulipeca?

“Cuando me jubilé busqué un grupo de danza para seguir practicando y formamos ‘Perla tamaulipeca’, entonces empezamos a cotizar costos para adquirir una cuera en Tula, pero estaban un poquito fuera de nuestro alcance, entonces vimos algunos materiales de imitaciones de piel e hicimos unos trajes que a dos, tres metros se veían bien para los concursos. De ahí nació la idea”, mencionó.

“A mí siempre me ha gustado el arte, entonces de ahí surgió la idea y empezamos a buscar materiales, a buscar una persona que me ayudara en la costura y así poco a poco hasta perfeccionar la técnica. Yo me las ingenié solo y actualmente ya tenemos un prestigio de ‘Cueras Rodríguez’ a nivel internacional”, agregó.

Las personas que deseen informarse sobre las cueras que realiza el maestro Rubén, pueden contactarlo a través de la página de Facebook Rub Rdz o al teléfono 8341550961; “aquí les damos toda la información sobre todo lo que sea de su interés, estamos a la orden”.

Antes de finalizar la entrevista, quien ha dedicado años a la danza y el folclor compartió su punto de vista sobre la importancia que tiene el seguir fomentando y compartiendo cultura entre la sociedad, sobre todo en los menores de edad, así como en las personas adultas que muchas veces tienen a creer que ya por ser mayores no pueden aprender o practicar actividades artísticas.

“La danza, el baile es cultura, es aprendizaje, sería lo ideal que los niños acudieran a tomar clases, si no es de danza de cualquier otro arte, aunque a mí sí me gustaría que todos los niños que tuvieran la posibilidad fueran a tomar clases de danza. Actualmente se le está dando mucha difusión a la danza”, expresó.

“Me gustaría invitar a todos a que se involucren en algún grupo o academia, en lo personal, invito a las personas adultas, en especial a los jubilados, a que se unan al grupo “Perla tamaulipeca”, aquí tenemos espacio para los interesados”, apuntó.