Circo Beas-Modelo, Elisa Berumen y El Cuatezón

0
35
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Francisco Ramos Aguirre.-

El Circo Modelo fue una de las compañías de diversión más importantes de México. De acuerdo a los carteles publicitarios, cuando presentaba funciones en las principales ciudades del país y el extranjero ofrecía un concepto similar a los grandes circos estadounidenses. Entre ellos el Ringling Brhoters and Barnum&Bayles Circus que alcanzó enorme fama a principios del siglo XX. En marzo de 1917, el periódico El Pueblo afirma que sus carpas, establecidas frente el Café Colón, eran impermeables, con artistas de lujo, orquesta de lo mejor y sus payasos Chayito, Cara Sucia y Chirrín.

Podríamos asegurar que a partir de la segunda década de la centuria pasada, el Modelo fue el circo que mayormente se presentó en Ciudad Victoria. Uno de los primeros registros se remonta al domingo nueve de septiembre de 1928, cuando  arribó en un tren especial para un espectacular debut. Su propietario Francisco Beas, quien había disfrutado en Chihuahua la amistad y apoyo económico del general Francisco Villa, anunció en el semanario El Gallito la presentación del Circo Modelo de tres pistas, con más de cien artistas de fama mundial. Es muy probable que en alguna de esas funciones haya actuado la bailarina y cantante de 13 años de edad Valentina Ivanova Zubareff, hija de Gregorio Ivanoff y Ana Zukova  recién llegados de Rusia. Seis años después, la atractiva rubia se casó con el cómico Mario Moreno Cantinflas.

Gracias al variado entretenimiento que ofreció la empresa esa temporada, el público olvidó rápidamente una alarmante noticia publicada tres días antes en un periódico local, donde mencionaba que aprovechando la oscuridad de la noche, varios ladrones se introdujeron en la casa del gobernador interino de Tamaulipas, Juan Rincón. De acuerdo al reporte policiaco, los ladrones se apoderaron de varios trajes, dinero y objetos de valor.

En septiembre de 1930, encontramos nuevamente al afamado circo, reconocido en el Continente Americano: «…acaba de llegar a esta capital a bordo de un tren especial, instalando sus monumentales carpas en el terreno frontero a la Plaza de los Héroes. El Circo Beas-Modelo logró la formación de varias troupes que en el momento de actuar, han causado la admiración y alegría de los miles de espectadores. Animales feroces de las selvas vírgenes del África, quebrantados en sus instintos a fuerza de la perseverancia, trato y valor de su domador, brindan espectáculos escalofriantes al grado de que los espectadores son víctimas al borde de un tensión nerviosa.»

El cartel publicitario del Gran Circo Teatro Modelo, ilustrado con elefantes, caballos amaestrados, trapecistas, leones y el rostro de su propietario Francisco Beas sostenido por un elefante,  anuncia dos regias funciones, tarde y noche el día 21 de septiembre. Además lo complementaba una Gran Feria en el especio exterior, donde los victorenses disfrutaron: «El Látigo, Rueda de la Fortuna, Sillas Aéreas, Carrusel. Último adelanto en Aparatos Recreativos, Lindy Loop sensacional, atractivo y novedoso. Casa Mamerto, Termómetro de Fuerza y un sin número de exhibiciones y juegos Sport.»

Para 1937 un representante  anunció desde Tampico su estancia en esta capital, ahora convertido en Gran Circo Carnaval Beas-Modelo. Según El Gallito (marzo/27/1937) las novedades eran los juegos mecánicos Los Cometas, Los Satélites, El Gusano, La Rueda Giratoria y Los Carros Locos. Además, la Gran Compañía de Tandas Atracciones del cómico Leopoldo Beristáin El Cuatezón -actor de zarzuelas y operetas-, acompañado de su esposa la triple cómica y soprano chihuahuense Elisa Berumen, representante de la época de oro de las carpas de teatro popular. Mal Hombre, fue una de sus primeras grabaciones en discos Víctor, después interpretada por Lydia Mendoza.

Victoria fue una plaza atractiva para el circo más grande de México y «El Mejor de América.» En cierta manera estableció un estrecho arraigo con esta población, cruce de la Carretera Nacional México-Laredo. Cada dos años realizaban temporadas exitosas. Una de ellas en diciembre de 1947, cuando el público vivió momentos de diversión al estilo norteamericano, con un concepto de atracciones y juegos mecánicos internacionales: «Aviones del Amor, Remolino, Gusano, Rueda de la Fortuna, Cometas, Látigo, Pulpo, Sillas Voladoras y ¡¡¡La Montaña Rusa!!!» Desde luego había un Teatro Salón Paraíso Chino, con treinta estrellas mundiales.  En una de las pistas actuaron Los Elefantes Sabios a cargo del domador José Sandoval, Los Hermanos Berne atletas de origen alemán y los payasos-cómicos musicales Pirrín y Bobito.

A principios de octubre de 1949, el Gran Circo Carnaval Beas-Modelo anunció nuevamente su instalación enfrente del estadio con una caravana de atracciones internacionales, sin faltar la nómina de payasos, cincuenta artistas y el Paraíso Chino. Además anunciaba la presencia de 30 estrellas de cine, radio y teatro en un verdadero carnaval de atracciones para los victorenses. Una de las novedades eran los «10 Aparatos Electro-Gas que Harán el Deleite de Chicos y Grandes.» (Periódico El Heraldo de Victoria/octubre tres de 1949).

Debido a las atracciones y números artísticos que cada año incorporaba a su elenco, este circo se convirtió en uno de los preferidos de los victorenses. El tres de julio de 1951 el periódico Noticias, anunció una temporada relámpago a su paso por esta capital, con precios populares Luneta $2.50 Gradas $1.00, para disfrutar a mujeres trapecistas, payasos y cine infantil.  El Teatro Paraíso Chino, incluía tres alegres tandas por un peso, en horario especial para adultos de cuatro de la tarde a una de la mañana, con la actuación de las atractivas vedettes: «La Mangolele, La Kalentón, La Venus Negra, Las Hermanitas López, Pinolillo, Wully Chang y un Gran Conjunto.

El elenco era verdaderamente de maravilla, capaz de atraer a numerosa concurrencia en tres foros «Único en América» instalado frente al estadio. Ofrecía al público Los Aviones Locos, El Tranvía, La Cocktelera Humana, Los Automóviles 9, Los Automovilitos, El Cine Infantil, El Avión del Amor, El Pulpo, Los Cometas, El Látigo, El Remolino, El Gusano, La Rueda de la Fortuna, Los Patitos, Las Sillas Voladoras y Tiro Sport: «Admire la Exhibición de Fieras y Conozca los Ejemplares más Temibles.»

Gracias a la presencia de otros circos como el Atayde, Unión Vázquez y otros que vinieron a Victoria, sus habitantes disfrutaron verdaderos e inolvidables momentos de entretenimiento. ¡¡Ya viene el circo!!  ¡¡Ya viene el circo!! gritaban los niños al escuchar la música, mientras los artistas y animales recorrerían las principales calles de la ciudad.