Ya ni le creen

0
94
Alfredo Guevara
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

La credibilidad del segundo síndico del Ayuntamiento de Victoria LUIS T. ALIYÁN se ha ido perdiendo. Su grado de confianza está por los suelos y, aunque busca cambiar su imagen ante la población con fines políticos, la estrategia sigue siendo equivocada. A más de uno le agrado la manera en que el segundo síndico, le recordó al ex alcalde XICOTÉNCATL GONZÁLEZ URESTI el haber cumplido cien días de impunidad, porque no obstante a los malos manejos, las condiciones en que dejó la ciudad y otra serie de aspectos fiscales como la existencia de empresas “fantasmas” se le premió con una Subsecretaría, en la Secretaría de Salud. Cien días en los que efectivamente, poco o nada se ha hecho contra GONZÁLEZ URESTI. Y aun cuando el Auditor Superior del Estado JORGE ESPINO ASCANIO pudiera ser la persona indicada para auscultarle el manejo financiero que XICO tuvo con el presupuesto autorizado en sus últimos dos años, anda más preocupado por salir del tema del nepotismo que se le acusa, después de haberse olvidado por algunos meses, en otro que tiene que ver con el conflicto de intereses, detectado también a ESPINO en el Ayuntamiento de Victoria. Más de uno se pregunta ¿Por qué hasta ahora ALIYÁN le festeja la impunidad que goza GONZÁLEZ URESTI? Y es que, como segundo síndico del Ayuntamiento de Victoria, soslayó, fue partícipe y hasta avaló decisiones que en su momento tomó el otrora alcalde. Es decir, fue tapadera o bien, se prestó para la toma de decisiones, que en muchas de las ocasiones, fueron contra la ciudad, de ahí las condiciones en que se encuentra. Ahora bien, si T. ALIYÁN está tan interesado en que se castigue al alcalde con licencia XICOTÉNCATL GONZÁLEZ URESTI, tan fácil que es, por su conocimiento en materia de derecho, elaborar e interponer una denuncia ante la Fiscalía General del Estado o bien, ante la Unidad de Inteligencia Financiera. Si bien tampoco le darán seguimiento esas instancias, por lo menos el síndico no se viera tan mal, como se ha visto con acciones incongruentes, como la que hizo al cumplir cien días de impunidad XICO con todo lo que solapó, apoyo, soslayo, encubrió y defendió el segundo síndico durante los dos años del médico bailarín de zumba. Es decir, irse por la vía legal y dejar de lado lo político, para que de esa forma, la denuncia tenga fuerza y no sea un simple acto propagandístico, que tuvo su costo económico y político, pero que realmente no le va a redituar en nada. LUIS TORRE  es un buen abogado. Un profesional del derecho. Sin embargo, en materia política está reprobado y sin derecho a examen extraordinario. Si lo que quería era causar ruido con el festejo de los cien días de impunidad de GONZÁLEZ URESTI, habrá que reconocerle que no lo logró. Sin embargo, en política lo que importa son los resultados y LUIS no los obtiene, al menos hasta ahora. En fin.

[email protected]