Tomás en mercado libre: vamos por otro

0
175
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

Hoy les quiero compartir, como tema de arranque semanal, una noticia que para algunos tal vez no signifique gran cosa, pero para mí en lo personal representa motivo de orgullo político y periodístico: observé que están vendiendo en Mercado Libre el único libro que he escrito hasta ahora, y que lleva como título “Crónicas del Futuro”, un liderazgo humanizador del poder, y que se refiere a la serie de encuentros con la sociedad civil que, en su momento, el candidato a la gubernatura de Tamaulipas, Tomás Yarrington, sostuvo con las familias de los pueblos y ciudades tamaulipecas.

Son las crónicas de su campaña.

Sobre dicha obra, debo decir que en su momento me las arreglé solito para diseñar la página; el candidato TYR me respetó el orden y el contenido del libro. Básicamente se trata de crónicas o narrativas sobre los encuentros directos que sostuvo con la ciudadanía. Y van desde una noche que se quedó a dormir con una familia de agricultores en San Fernando, hasta aquellos recorridos por las calles de Tampico, en medio de torrenciales aguaceros.

A esas alturas, Tomás ya había recibido el respaldo de más de 148 mil personas. En 54 días visitó 42 municipios. Había realizado 284 eventos y pronunciado más de 300 mensajes. Fue una campaña muy dinámica y de contacto directo con los ciudadanos. Si alguien me pregunta qué particularidad tuvo este capítulo político de Tamaulipas, les diré que por primera vez en la historia de la entidad se rompió el patrón o la costumbre de que el candidato era enviado desde el centro del país.

Pero, sin duda, el rasgo que mayormente define a Tomás es su formación profundamente democrática: llega por la vía de una consulta a la base; la primera mitad de su sexenio, en materia de candidaturas locales, se define de igual forma. Y su sucesión es dirimida de una manera muy peculiar: es por consulta.

Otra característica, eran los modestos orígenes sociales del candidato, mismo que al estilo del clásico self made man escaló a base de talento, primero como estudiante modelo y becario, y uno de los más excelentes oradores políticos que haya dado el estado.

Posteriormente fue un economista brillante. Como autor de su libro de campaña y aspirante a escribir alguna vez su biografía, debo decir que Tomás hizo lo más difícil, que fue llegar al poder de la gubernatura. Y lo más fácil, como hubiese sido medir debidamente el escenario nacional y administrar su carrera política, para trascender los sexenios, no lo hizo. En mi opinión, le pisó los callos a grupos económica y políticamente poderosos, como el Atlacomulco, de donde salió Enrique Peña Nieto. No le perdonaron sus aspiraciones políticas. Otro aspecto que le afectó, es que cuando trató de resolver sus diferencias con Roberto Madrazo era demasiado tarde.

Se habló de presuntas diferencias con Arturo Montiel, el tío de quien después se volvería el Rock Starr del priismo, en la primera década del siglo XXI. Se dice que Montiel sospechaba que TYR estuviese atrás de algunas fotos que fueron filtradas, afectando su precandidatura interna en el PRI, que al final perdió contra Madrazo. Lo cierto es que, llegado el momento, los peñistas no tuvieron empacho en sacrificar a Tomás y a algunos otros políticos de su tiempo. En un inicio, TYR apoyó a los montielistas en el llamado TUCOM, Todos unidos contra Madrazo. Pero luego lo dejaron solo.

Y es que, en honor a la verdad, si nos ponemos a establecer comparaciones entre los excesos cometidos por personajes del Grupo Atlacomulco, como Montiel y Peña Nieto, el tamaulipeco se queda corto. Obviamente, en la política al can más flaco se le cuelgan las pulgas.

El papel que ha jugado Tamaulipas en la política nacional es muy fuerte, aunque jamás se ha hecho público.

Se sabe que de aquí ha salido mucho dinero para apoyar a candidatos presidenciales, como Labastida en el 2000, Calderón 2006 y Peña Nieto 2012. En los años recientes, Tamaulipas fue el más poderoso respaldo del proyecto presidencial del poblano Rafael Moreno Valle.

Ese sueño hoy es recogido por quien llegó a tener con el morenovallismo un proyecto de profunda hermandad política: el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca.

Buena parte de la clase política que hoy se mueve en Tamaulipas proviene de las vertientes cavacistas y yarringtonianas. Si los políticos prominentes que hoy se mueven en el escenario tamaulipeco no lo admiten, están negando la cruz de su parroquia.

Hay mucho material para escribir un nuevo libro sobre la clase política estatal. Sin filias, ni fobias, vamos por otro.

 

ZAFRA INFORMATIVA

Pareciera que las candidaturas del obradorismo a la diputación federal pertenecen a un guión de Stephen King o de Edgar Allan Poe, pues existe una alta dosis de misterio. Aquí, en la Capital del estado, siguen a la espera del desenlace, cuadros como la profesora Nora Hilda de los Reyes, y el doctor Felipe Garza Narváez. Por el PRI va Enrique Cárdenas, y por el PAN se insiste mucho sobre Oscar Almaraz Smer. Oscar no ha corroborado, pero tampoco ha desmentido dicha versión.