Diputado recomienda beber “Dióxido de Cloro” para prevenir el coronavirus

0
126
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

Cd. Victoria, Tam.-
El diputado panista, Francisco Javier Garza de Coss, recomendó a los tamaulipecos consumir dióxido de cloro para prevenir el contagio del Covid-19.

Lo anterior, al presentar de una iniciativa de punto de acuerdo, durante la sesión ordinaria del Pleno Legislativo, celebrada este miércoles, para exhortar a la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris), a que exponga las razones por las que, desde el 23 de julio pasado, desautorizó el uso del dióxido de cloro para prevenir el Covid-19.

Garza de Coss dijo que científicamente hay evidencias de que el producto es efectivo para combatir diversas enfermedades como la apendicitis, el alzhaimer, asma, diabetes y diversos tipos de cáncer, entre otras.

Mostrando una botella con el producto, precisó que, personalmente ha venido consumiendo el dióxido de cloro para reducir el riesgo de contagio del coronavirus.

Además, señaló, conoce muchas personas que también lo consumen, con resultados exitosos.

“Cabe mencionar, que en mi carácter de Diputado he recibido diversos comentarios de personas de distintas edades, donde me manifiestan que de un tiempo a la fecha han estado tomando dióxido de cloro, el cual, refieren, les ha ayudado de manera importante para no contraer el covid” indicó.

Además de ello, dijo, la Organización Mundial de la Salud, considera el dióxido de cloro como un desinfectante.

“Se usa principalmente como una sustancia química usada en la desinfección de agua para consumo humano, es decir, cuando el ser humano toma agua, automáticamente está ingiriendo dióxido de cloro, sin que esto origine problemas a su salud” mencionó.

El panista enumeró diversas referencias científicas y de organizaciones internacionales dedicadas al tema de salud, que avalan el uso del dióxido de cloro.

Como ejemplo, citó el caso de la Coalición Mundial Salud y Vida, la cual “ha expresado su sorpresa de que organizaciones oficiales como los ministros de salud, la OPS, la OMS, y los organismos reguladores o autoridades sanitarias, no recomienden el uso del CIO2 (dióxido de cloro), y todos, en lugar de recomendar, llamen la atención sobre la toxicidad y el peligro del CIO2, pero que en sus discursos no indiquen claramente cómo y porque vía de administración el producto es realmente tóxico” refirió.