Los desertores

0
270
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Ayer, en el Congreso local, tres diputados de la bancada panista se rebelaron y se abstuvieron en una votación importante para la fracción parlamentaria de ese partido.

Era una propuesta de su propio coordinador. Era la bandera con la que llegó el líder de esa fracción y que marcaría su gestión parlamentaria. Se trataba de una propuesta para “modernizar” la Constitución Política de Tamaulipas.

Y no, simplemente apretaron el botón amarillo, que significa abstención.

La situación sacó de onda a sus compañeros de bancada, incluida la neopanista Yahleel Abdala Carmona, que se estrenó como diputada de Acción Nacional, concretando la sobrerrepresentación en el Poder Legislativo. Pero esa es otra historia.

Los tres legisladores rebeldes eran afines al proyecto del Senador, que los impulsó para buscar otros destinos políticos, pero que a la mera hora no los tomaron en cuenta ni para una regiduría.

La rebelión la pensaron muy bien. Sabían en dónde podían protestar para hacerse sentir e incomodar a sus ¿ex? jefes políticos.

Y vaya que lo hicieron.

Y no solo incomodaron, sino que lograron molestarlos, lograron que se enojaran y, desde luego, que hicieran llamadas a otros lares para saber qué estaba pasando.

La propuesta legislativa pasó sin ningún problema. Fue aprobada con los aliados del panismo tamaulipeco. No pesó que no hayan votado o que su voto no valiera.

Sin embargo, esa protesta dejó mucho de qué hablar, sobre todo porque el promovente, es decir, ese liderazgo, quedó sin mucha fuerza, y eso en términos políticos es muy importante, tomando en cuenta las proyecciones futuras.

El caso es que tanto el reynosense Javier Garza Faz, el altamirense Miguel Ángel Gómez Orta y el neolaredense Manuel Canales Escamilla no escondieron su disgusto por no ser tomados en cuenta y lo manifestaron en el pleno de una sesión legislativa.

¿Será acaso que desertarán o que los desertarán?

No les conviene a los dirigentes partidistas, porque deshacer una fracción tan grande les mermaría.

Los otros podrían aprovechar la coyuntura para buscar aliados de otros partidos, “renunciar” a su bancada e irse, por ejemplo, a Morena, donde, a falta de cuadros, les podrían dar cabida.

Lo cierto es que la soberbia panista les podría pesar en esta elección tan importante, y es necesario que alguien con muchas agallas ponga orden, para no perder gente que les será de mucha importancia en este proceso electoral.

Por lo pronto el asunto no solo quedó en el anecdotario, sino en la preocupación de los operadores políticos, quienes ya urgen que haya una “operación cicatriz” para calmar las aguas.

EN CINCO PALABRAS.- A ver si lo logran.

PUNTO FINAL.- “Los políticos de ahora vienen sin instructivo ni sello de garantía”: Cirilo.

Twitter: @Mauri_Zapata