Sin planes (aún) de cerrar playas para Semana Santa

0
34
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.-
Para el primer periodo vacacional del año, como lo es la Semana Santa, las playas se mantendrán abiertas, en espera de que pudiera aumentar el aforo de personas, pero dependiendo del comportamiento de la pandemia.

El titular de la Secretaría de Turismo, Fernando Olivera Rocha, confirmó que realizan los preparativos para ese periodo, de la misma forma que de agosto de 2020, cuando se avaló la apertura de las playas, en donde hasta ahora no se ha provocado riesgo de contagio.

Es decir, manteniendo los operativos de control de acceso, filtros y reservaciones de manera permanente, que permita el uso y aprovechamiento de las playas para los visitantes, sin permitir asadores, pelotas, bebidas alcohólicas y grupos no mayores de seis personas.

Adelantó que desde el mes de febrero se empezarán a realizar las primeras reuniones con la Secretaría de Salud para evaluar el momento y etapa de contagios de covid-19, que permita mantener e incluso, aumentar el aforo.

Por ejemplo, la playa Miramar de Ciudad Madero recibe hasta diez mil personas por día y los fines de semana de tres a cinco mil personas que hasta ahora no han provocado riesgo de contagio.

En semana santa, que es del 28 de marzo al cuatro de abril, siendo los días de mayor afluencia el jueves uno, viernes dos y sábado tres, mantener la misma afluencia, a menos de que las condiciones de contagio sean elevadas, sino tendrían que cerrarse las playas.

A la fecha, Olivera Rocha consideró que no existe la posibilidad de un cierre de las playas para el periodo vacacional de Semana Santa, de tal forma que se continuará trabajando para ese periodo, donde si lo permite, se estaría incrementando el número de personas permitidas.

Hasta ahora se mantendrán los mismos lineamientos de ingreso a la playa, que entre otras cosas, implica el registro de la temperatura, el uso de gel antibacterial, no permitiendo el uso de asadores, prohibiendo el ingreso de bebidas alcohólicas, y grupos de cuando menos seis personas.

El comportamiento de la pandemia determinará si se mantiene el mismo aforo o bien podría incrementar el número de personas a la playa.