Re-ca-pi-tu-lan-do

0
121
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

José Inés Figueroa Vitela.-

No solo en el centro del Estado hay un sentimiento, entre muchos priistas, de que se entregó la plaza sin dar la pelea.

Como en el caso de ALEJANDRO MONTOYA en Victoria, en Altamira se preguntan de dónde sacaron a JAIME ENRIQUE GARCÍA, cuando CARLOS TORAL era quien tenía años “trabajando la plaza” y en Madero, del doctor ADOLFO MARTÍNEZ TAPIA, lo menos que dicen es que en plena convalecencia del COVID, lo sacaron para presentarlo como candidato, sin mayor identidad fuera de su entorno privado.

La infección del coronavirus, no fue lo que inhibió, en cambio, la participación del matrimonio RAMIRO RAMOS-MÓNICA GARCÍA en la candidatura priista a la diputación federal por el distrito de Nuevo Laredo.

Desde que se anotaron dijeron que lo hacían en pareja, por aquello de la paridad de género, entonces indefinida, pero se quedaron esperando el llamado; en su lugar se registró LAURA TERESA VALDEZ COVARRUBIAS, cuyo único antecedente político se remite a la candidatura a la diputación local que perdió en el pasado proceso.

En Reynosa, el exdiputado y dirigente partidista, BENITO SAENZ BARELLA, le echa muchas ganas, como aspirante a la alcaldía, pero la fórmula que le acompaña, no aporta mayor cosa a la causa y los santones del priismo doméstico, lo que andan peleando es la primera regiduría, abonando al sentimiento derrotista.

En efecto, al PRI se le presentaban una serie de coyunturas capitalizables, para recuperar algunas de las plazas perdidas y en algunas otras, incluso no ganando, para entrar a la competencia de manera digna, obteniendo votos endosables a otras causas.

No es un precisamente un secreto, que del porcentaje de votos obtenidos en la elección legislativa local, depende no solamente la asignación de escaños de representación proporcional; con el registro del partido va también la cantidad de prerrogativas oficiales para su operación.

Y es en la papeleta de candidatos a diputados locales que presentará el PRI, donde más extraños, desconocidos, faltos de capitales aparecen, a partir de la validada lista de candidatos únicos registrados en su proceso.

Cualquier cosa que se haya negociado con el PAN-Gobierno, cualquier amago, amenaza o “calambre”, a cualquiera de los factótums internos, tendrá menos peso específico, que derrochar la oportunidad de detener la destrucción del partido.

No pudieron ondear el estandarte de RODOLFO; de una vez sepulten los girones de EGIDIO, si no quieren quedarse en la calidad de “Partido Testimonial”, como los que en su tiempo ellos llamaron peyorativamente “minipartidos”, dicen los críticos de dentro.

Quien en esta elección trascienda, será estrictamente por sus propios méritos.

Allá en Nuevo Laredo, la exdiputada CRISTABEL ZAMORA, tras su registro en el PRI para la alcaldía, en el acto se metió de lleno a buscar a liderazgos y representaciones sociales; labor de suma, de construcción.

“El PRI es más fuerte que una persona”, dice, y aunque reconoce que en efecto, algunos miembros del partido se fueron siguiendo a la exdirigente YAHLEEL ABDALA, fueron los menos, porque los verdaderos priistas siguen unidos en torno a un proyecto claro y contundente.

“Son renuncias unipersonales. El PRI ha demostrado institucionalidad; por algo seguimos adelante; los liderazgos naturales siguen con nosotros”, dice, y confía en dar la pelea hasta remontar lo que trae el PAN y Morena, que es lo mismo que en el pasado ya no le dio resultado a ellos.

En el PAN también se cuecen habas.

Las redes sociales, por ejemplo, registran las loas que la exdiputada panista FILVIA CACHO endosa a candidatos de otros partidos, mientras a los del suyo les da calidad de imposiciones; en Matamoros al festejo tras el registro de IVETT BERMEA como candidata a la alcaldía no acudieron integrantes del clan SALAZAR, de don RAMIRO e hijas; en Río Bravo hay un reto de moda: golear el nombre de MIGUEL ÁNGEL ALMARAZ, ahora metido a la bolsa de adquisiciones panistas, “a ver que encuentran”.

En Nuevo Laredo, el principal activo del PAN-Gobierno estatal –y viceversa- es la administración municipal de ENRIQUE RIVAS CUELLAR.

El Jefe Edilicio refrendó que su gobierno dispone de diez millones de pesos para en una compra consolidada con el Estado, en cuanto se den a conocer las reglas, de vacunas contra el covid para inmunizar a su pueblo.

La amenaza hoy es que el municipio regrese a la fase uno y con ello las restricciones que tanto daño hacen a la economía de los ciudadanos.

En los registros del PAN, ayer tarde iba el diputado presidente del Congreso local, GERARDO PEÑA FLORES a registrarse como candidato, ahora a la diputación federal, por el distrito dos de su querida Reynosa.

En esas del Congreso del Estado, la semana entrante se celebrará el centenario de la promulgación de la Constitución de Tamaulipas con un ciclo de conferencias y presentación de un libro alusivo en el que participó el propio líder cámara, funcionarios y representantes de otras fracciones.

Claro, privilegiando la temporada de la virtualidad.