Testigos verdaderos

0
94
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

José Inés Figueroa Vitela.-

Si el Instituto Mexicano para la Competitividad dice que encontró a Tamaulipas entre los cuatro estados que más han avanzado en la recuperación de las pérdidas económicas producidas por la pandemia, hay que creerle.

Hace dos años, el IMCO firmó un convenio de colaboración con el Gobierno de Tamaulipas y el primer informe que aludió al Estado al año siguiente, o sea, el año pasado, no fue precisamente halagüeño.

“Saludo la iniciativa del Gobernador, me parece extremadamente útil, es una suerte para Tamaulipas contar con este lujo de gobernador, un hombre muy capaz, muy preparado y que tiene en la cabeza el futuro de las siguientes generaciones”, dijo el Presidente del Instituto MANUEL MOLADO, cuando lo invitaron a participar en el diseño de la “Estrategia Tamaulipas Gran Visión 2050” en 2019.

En el 2020, resultado del arqueo a las cuentas públicas del 2018 sobre el presupuesto en los estados, el IMCO advirtió que el gobierno local ejerció 60 veces el monto aprobado para “Otros Servicios Generales”.

“Al inicio de 2018, el Gobierno de Tamaulipas había presupuestado 12 millones de pesos para este concepto, tres meses después, había gastado 18 veces más. A la mitad del año llevaba 30 veces su presupuesto y a fin de año ejerció 60 veces su monto aprobado.

“Las irregularidades se notaron desde el primer trimestre, ¿y el Congreso local que hizo? Incumplió sus responsabilidades”, concluyó el estudio.

Por eso si el Gobierno de Tamaulipas y el IMCO andaban de “manitos” el año antepasado, y en el pasado “se dieron una desconocida”, ahora resulta de considerar como válido el reconocimiento que se dieron.

Hay otros entes independientes -no gubernamentales- que igual “tienen otros datos”.

La organización “México Cómo Vamos”, al cierre del 2020, es decir, al mes pasado, tenía en semáforo rojo la generación de empleos en Tamaulipas; de 36 mil empleos que se tenían como meta generar, el saldo negativo lo ubicó en 20 mil 810 empleos perdidos.

Al corte del tercer trimestre del año pasado, también en rojo aparecía la ocupación del gobierno, con una reducción anualizada del 5.4 al 5.1, fuera de las metas propuestas.

Mientras, en amarillo, estaban el objetivo de reducir la deuda respecto del producto interno bruto del estado, al crecer al cierre del dos mil 19 del 2.2 al 2.4 y la pobreza laboral que creció del 33.3 al 39.4, hablando de quienes no ganan lo suficiente para cubrir una canasta básica suficiente.

Al final del día, todo dependerá del cristal con que se quiera ver, pero los ciudadanos, que registran la economía por lo que traen en el bolsillo y las necesidades por satisfacer, así como la eficiencia gubernamental, por el estado en que se encuentra su entorno y la calidad de los servicios públicos -de salud, educación, seguridad, etc- que recibe, tiene la mejor respuesta.

Al Congreso local ayer temprano fueron media docena de quienes se presentaron como coordinadores del estado y varios municipios del Estado del Frente Nacional AntiAMLO, FRENA, quienes iban a pedirle a los diputados locales que decretaran el rompimiento del Pacto Fiscal.

Según ellos, el Estado debe cobrar los impuestos federales y quedárselos para su manejo, incluidos los del comercio exterior que cruza por los puentes internacionales tamaulipecos y es en realidad la gran bolsa de lo que se ha hablado “produce” Tamaulipas y no le regresan.

Los de FRENA, repitiendo lo que algunos funcionarios y políticos del partido en el Gobierno local han dicho, quieren que Tamaulipas no tribute –pague impuestos– a la Federación, pero que esta sí mantenga el cuidado y defensa del estado a través del ejército, la marina y las policías federales, porque ese es el Pacto Federal y ese no se está rompiendo, nada más el Fiscal, para “quedarnos” con los impuestos.

“Fíjate, que suave”, diría MANOLÍN a SHILINSKY.

Pero ni una iniciativa fue lo que llevaron los declarados enemigos del Presidente de la República al Congreso local; fue un escrito para que ello, los diputados, se pongan a estudiar y diseñar la propuesta legislativa.

Lo que se oficializó ayer por el gobernador FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA, fue el nombramiento de MAXIMILIANO CORTAZAR LARA como Coordinador General de Difusión, Opinión Pública e Imagen.

Hay quienes creen que viene a armar la campaña de la señora MARIANA GÓMEZ LEAL de GARCÍA CABEZA DE VACA, así como en Puebla, por encargo de RAFAEL MORENO VALLE, operó mediáticamente la elección de su esposa MARTHA ÉRIKA ALONSO, para entregarle la gubernatura, previo al fatídico accidente que cobró la vida de ambos.

Aquí y ahora el problema primario es la falta de credibilidad; ¿traerá don MAXI los argumentos y le alcanzará el tiempo para revertir aquello?

Mucho le convendría leer al Filósofo de Güémez, como elemental dominio de las praxis domésticas y para que de una vez se vaya enterando que “primero es el uno y luego el dos, pero en el 21, se chingó El Uno”.

… Y en el 22 también.