Salva niño con parálisis cerebral a su familia de intoxicarse

El niño era el único despierto esa noche y el hecho de tener parálisis cerebral no fue un impedimento para sacar a todo la familiar a tiempo

0
65
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Un menor de solo 7 años se transformó en un héroe al salvarle la vida a toda su familia en Texas, Estados Unidos, al darse cuenta del sonido que emitió la alarma para avisar sobre la presencia de monóxido de carbono en su casa.

El niño era el único que estaba despierto esa noche y el hecho de tener parálisis cerebral y tener que moverse en una silla de ruedas no fue un impedimento para sacar a todo el clan familiar a tiempo.

Los hechos tuvieron lugar en la casa de Michael Martínez, de 7 años, cuando todos dormían, menos él y escuchó un pitido proveniente del primer piso. No sabía qué era, pero algo le decía que podía ser una advertencia. Como pudo gateó hasta la pieza de sus padres, ya que padece parálisis cerebral y pasa la mayor parte del tiempo en una silla de ruedas.

Michael contó que estaba temblando porque tenía miedo debido al sonido que escuchaba, el cual se repitió por cuatro veces seguidas y correspondía a su detector de monóxido de carbono, el cual estaba saliendo de uno de los quemadores de la estufa de su casa en Atascocita, Texas, Estados Unidos.

Los siete miembros de la familia que estaban durmiendo, incluidos sus tres primos y una tía, se salvaron gracias a la acción de Michael.

El monóxido de carbono es un tipo de gas tóxico, sin olor, muy dañino para la salud, que incluso puede provocar la muerte si se respira en grandes cantidades.

La madre de Michael, Angie Martínez, señaló que es su pequeño héroe ya que salvó a toda la familia. Ella y su hermana tuvieron síntomas de intoxicación por monóxido de carbono. Creen que habrían muerto de no ser por el aviso del pequeño.

Señaló que muchos ven a las personas con discapacidades como si no fueran capaces de hacer mucho, pero Michael les mostró a todos lo falso que es eso.

La familia Martínez confirmó que el pequeño Michael es un verdadero milagro. Él nació prematuro a las 27 semanas, pesó solo 3 libras (1,360 kilos aprox.) y tiene parálisis cerebral, enfermedad que no le permite caminar. “No quiero estar en una silla de ruedas”.

Señaló que cuando lleva a la escuela, los niños lo miran. Quiere jugar y quiere correr como los otros niños y hay momentos en los que Michael y ella lloran y se abrazan.

Actualmente el pequeño Michael usa una silla de ruedas que él mismo impulsa con sus brazos y así puede trasladarse. Sus padres esperan recaudar dinero y así poder comprar una silla motorizada.

 

Con información de: upsocl.com

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Koala provoca choque cuando trataban de evitar atropellarlo