Las malditas autoritarias, satánicas, redes sociales

0
155
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Eleazar Ávila.-

Tan cerca de China y tan lejos de los Estados Unidos, es lo que podríamos decir de los pretendidos ajustes a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión por lo que se refiere a las “benditas, ahora malditas y satánicas redes sociales”, ya no tan queridas y donde patitos feos son, desde la 4T: Facebook, Twitter, Instagram y TikTok.

Y vaya que cambió la visión de lo que en campaña Morena establecía como unos de sus principales aliados. Medios alternativos que impulsaron, ayudaron, dieron una fuerza adicional a la campaña de Andrés Manuel López Obrador.

Del debate sobre las presuntas granjas de “bots”, ese es un tema por separado, pues siempre existirá la sospecha de que todos los partidos preponderantes en campaña (y gobierno) les utilizan.

Sobre el tema, por ahora solo queda la voz de los expertos que argumentan que mucho de lo que se dice en redes es 70 por ciento basura. Buena parte, promovida en algún sentido a modo de “fake news” desde gobiernos y actores políticos, en perniciosa manipulación de la verdad.

Por lo pronto, vaya debate distractor en que tenemos los mexicanos, mientras analizamos la propuesta de ley del senador Ricardo Monreal quien apunta a justes en siete áreas, que pueden ser interpretadas como un cerco muy al estilo de la República Popular China donde el Gobierno federal de Beijing no permite acceso a las redes tradicionales de Occidente y porque todo se filtra a través de las propias.

Wechat, el símil de Facebook, que engloba a Instagram, Uber, Tinder, Amazon etcétera. Weibo, la red de micro publicaciones similar a Twitter y Youku la versión china de YouTube. Ese es el extremo que conocemos, con los que nada pasa o se dice, si no es con el control de las autoridades.

En México de avanzar la iniciativa que ya sostiene analistas sería un acto de autoritarismo contra la libertad de expresión consagrada en el Artículo 6 que cita lo siguiente:

Articulo 6o. La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros, provoque algún delito, o perturbe el orden público; el derecho de réplica será ejercido en los términos dispuestos por la ley. El derecho a la información será garantizado por el Estado.

Toda persona tiene derecho al libre acceso a información plural y oportuna, así como a buscar, recibir y difundir información e ideas de toda índole por cualquier medio de expresión.

En el mismo sentido, el Artículo 7º. constitucional señala de manera específica “es inviolable la libertad de difundir opiniones, información e ideas, a través de cualquier medio.

No se puede restringir este derecho por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares, de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios y tecnologías de la información y comunicación encaminados a impedir la transmisión y circulación de ideas y opiniones”.

No obstante Monreal tiene como nuevas normas para el debate lo siguiente y que todos los medios:

1.- Regular las redes sociales que tengan más de un millón de usuarios -todas-. Facebook, Twitter, Instagram o TikTok.

2.- Las señaladas para funcionar requerirán autorización del Instituto Federal de Telecomunicaciones.

3.- Las redes solo podrán suspender o eliminar cuentas y contenidos, pero de conformidad con los términos que les autorice la IFT.

4.- Fake News: Se da facultar de eliminar o suspender cuentas y contenidos que difundan noticias falsas. Expresen mensajes de odio, afecten a los derechos de los menores de edad, revelen datos personales o provoquen algún delito.

5.- Las redes sociales tendrán procedimiento interno para impugnar la suspensión de cuentas y contenidos en un plazo de 24 horas, donde especialistas en derechos humanos y libertad de expresión serían los revisores.

6.- Si no resuelvan la impugnación, la queja por violación a la libertad de expresión la resolverá la IFT, quien será el árbitro.

7.- Y UPS: Si se acreditan violaciones a la libertad de expresión, habrá multas de hasta 89.62 millones de pesos (4.4 millones de dólares).

Y yo pregunto, si es distracción lo hacen perfecto, pero si va en serio, dónde quedó la máxima proclamada en campaña que parte de aquella idea genial de Voltaire en el siguiente sentido: “No comparto tu opinión, pero daría mi vida por defender tu derecho a expresarla».

Por lo pronto vamos a esperar la respuesta de medios, sociedad civil, Cámara de Diputados y por supuesto de las mismas “benditas, malditas, satánicas, redes sociales”.

Nostra Política.- Avanza la ¿Prestidigitación Política?

Correo: [email protected]

Twitter.- @JEleazarDeAvila