Desastre agrícola, el peor en 34 años

0
509
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Alfredo Guevara / Rogelio Rodríguez Mendoza.-

Cd. Victoria, Tam.-
Por lo menos 500 mil hectáreas de sorgo y maíz, que representan casi un 70 por ciento de las que se siembran en el ciclo otoño-invierno, se verán afectadas por las temperaturas registradas en la zona norte de Tamaulipas.

Esto enfrenta el peor desastre agrícola desde hace 34 años, debido a que la helada de las últimas horas afectó alrededor de 500 mil hectáreas de sorgo sembradas en la zona norte, alertaron dirigentes de organizaciones de agricultores.

“Es el peor descontón que ha recibido el campo de Tamaulipas desde marzo de 1987. No habíamos tenido temperaturas tan extremas desde hace 34 años”, explicó Agustín Hernández Cardona, presidente de la Unión Regional Agrícola del Norte (URAN).

La mayoría de los cultivos afectados, cuya planta estaba en pleno desarrollo, se encuentra en los distritos 025 y 026, en lo que comprende el Bajo Río San Juan, es decir, desde Reynosa hasta Miguel Alemán, donde el registro fue de hasta menos cinco grados, confirmó Ariel Longoria García.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Rural admitió que este impacto preliminar, generado por el frente frío con tormenta invernal en la zona norte podría ser mayor, tomándose en cuenta que las bajas temperaturas se mantendrán para lo que resta de la semana.

Por las mismas temperaturas registradas, consideró difícil que pudiera recuperarse el cultivo, aunque mostró confianza que por el tamaño de la planta (de maíz y sorgo) y las lluvias registradas en días anteriores, la humedad de la tierra podría ayudar un poco.

De ser así, en la tierra donde tuvo mayor impacto el maíz ya no se sembraría ese grano, sino que se optaría por una resiembra de sorgo, lo que podría dar origen a un retraso en el programa contemplado para el ciclo otoño-invierno.

Según la URAN, a la fecha se tenía un avance del 60 por ciento en el programa de siembras del ciclo Otoño-Invierno 2020-2021, que es de alrededor de 750 mil hectáreas, lo cual significa que puede haber entre 450 mil y 500 mil hectáreas siniestradas.

Debido a los recortes de los apoyos gubernamentales, muy pocos agricultores tenían protegidas sus siembras con una póliza de seguro.

“Si acaso el diez por ciento había comprado un seguro”, indicó.

“Por esa situación, lo mejor es esperar hasta que pase la onda gélida, para estar en condiciones de tener un diagnóstico más preciso, pero es muy probable que se hayan siniestrado la totalidad de las 500 mil hectáreas”, mencionó.

Por su parte, Longoria García confió en que los cultivos que se siembran en lo que comprende los distritos 025 y 026 en el norte de Tamaulipas cuenten con un seguro que lo permita al productor recuperar parte de lo que invirtió para este ciclo.

Los daños ocurrieron principalmente en el Valle de San Fernando, y en los municipios del norte del estado, entre ellos Valle Hermoso, Matamoros, Reynosa y Río Bravo.

 

CITRICULTURA, LA LIBRA

Por su parte, Oscar Garza, presidente de la Unión Regional de Citricultores de Tamaulipas, explicó que los primeros informes revelan que el daño a las huertas de naranja y limón no fue tan drástico.

“Vamos a esperar de dos a tres días para saber si la helada de esta madrugada causó siniestros, pero por lo que sabemos hasta ahorita no hay tantos daños porque el hielo no ‘cuajó’. Influyó el viento y la llovizna para que el hielo no cuajara y eso evitó daños mayores”, mencionó.

“Nosotros esperamos tener un reporte más confiable para jueves o viernes. Será entonces cuando sepamos si hubo o no superficie siniestrada, pero por el momento todo indica que el daño no lo fue tanto”, insistió.