Declaraciones absurdas e irresponsables

0
181
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.- 

Desde poco antes de que comenzara la emergencia sanitaria por la pandemia, hemos escuchado una serie de frases dichas por líderes políticos, religiosos y sociales de todos los ámbitos que producen la molestia de la sociedad.

Desde el Presidente del país hasta el dirigente de taqueros de una ciudad. Desde un gobernador hasta un artista de peso. Desde un líder empresarial hasta un jerarca religioso.

Todo eso influye en la sociedad y se le envía una mala señal, que nos trae como resultados que hoy México sea uno de los países con peor manejo de la pandemia y con mayor tasa de letalidad.

Hagamos un recuento de esos dichos que –insisto- han causado polémica, polarización y hasta el hartazgo social.

“No es una enfermedad grave (…) Y no, no vamos a usar bozal como nos tuvo aquella vez (Felipe) Calderón”: El presidente López Obrador.

“El coronavirus solo le da la gente pudiente, a los pobres no nos da”: El gobernador de Puebla. Miguel Barbosa.

“Salgan, no pasa nada, abrácense, compren, coman en los restaurantes”: López Obrador.

“Todos manipulados vilmente por psicópatas en esta terrorífica farsa mundial”: La actriz Paty Navidad.

“La pandemia de coronavirus es un trabuco para dominar a los pueblos. Se puede curar con té de guayaba”: Juan Sandoval Íñiguez, cardenal emérito de Guadalajara.

“Yo creo que ese virus ni existe, es una enfermedad como cualquiera”: El líder de comerciantes ambulantes de Ciudad Victoria, Juan Suárez Godoy.

“La vacuna contra el coronavirus es un plato de mole de guajolote”: Miguel Barbosa, gobernador de Puebla.

“El coronavirus es la gran mentira de los gobiernos”: El cantante Miguel Bosé.

“Ya domamos la pandemia (…) Ya se ve la luz al final del túnel”: El presidente López Obrador.

“El cubrebocas sirve para lo que sirve y no sirve para lo que no sirve”, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

“El virus no tiene la menor posibilidad contra nosotros. Esto es como una gripe”: El entonces presidente de EUA, Donald Trump (verano del 2020).

Y ahora, la más reciente, la del obispo de Ciudad Victoria, Antonio González Sánchez, que vaya que causó polémica a nivel nacional y fue tendencia en redes sociales: “El usar cubrebocas es no confiar en Dios”.

La verdad es que se debe ser responsable con lo que se dice, sobre todo si se es líder de opinión, pero sobre todo si es una declaración que va en contra de miles y miles de voces acreditadas en todo el mundo.

Además de que se representa a toda una sociedad, es necesario pensar dos veces lo que se va a decir.

EN CINCO PALABRAS.- Calladitos se ven más bonitos.

PUNTO FINAL.- “Hay políticos tan arrogantes que hasta ellos mismos se caen gordos”: Cirilo.

Twitter: @Mauri_Zapata