¿Este año, el PAN podría perder lo invicto como local?

0
173
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

El panismo-cabecismo en Tamaulipas tiene fama de invicto en el ámbito local. Han ganado dos elecciones domésticas de manera contundente, la primera en el 2016 contra el PRI, y tres años después contra MORENA. Pero, de acuerdo a como se están perfilando los acontecimientos, este 2021 podría presentarse una elección muy diferente en sus características y en sus resultados.

Me refiero a que Acción Nacional podría perder su etiqueta de invicto en el ring político-electoral. Las señales en por lo menos seis de los ocho municipios decisivos en el tema de las urnas, indican que el actual grupo en el poder azul no ha sabido conciliar las diferencias internas, que vienen arrastrando desde su arribo a Palacio de Gobierno hace cuatro años.

Existen por lo menos en tres municipios fronterizos personalidades del panismo estatal que han sido relegadas, acosadas políticamente y desplazadas por los texanos-reynosenses. En Matamoros, el grupo de Lety Salazar; en Nuevo Laredo, la familia Cantú Rosas y en Reynosa, el grupo de la alcaldesa Maki Ortiz Domínguez.

No sabemos en qué medida o dimensión estas diferencias vayan a cobrar facturas en las urnas, pero lo que sí es cierto es que nada bueno puede surgir de un partido u grupo político que privilegia el choque como estrategia contra sus adversarios, por encima de las opciones de diálogo.

Obviamente, nada está escrito, e igual y los cabecistas vuelven a salirse con la suya, en lo que se refiere a mantener el predominio político en el parlamento tamaulipeco. Pero lo que sí podemos advertir es que no la van a tener nada fácil.

Es un hecho que no se va a repetir la historia de aquel flanecito que les sirvieron en el 2019, dejándolos operar a placer, y permitiendo que fuese Palacio de Gobierno quien eligiese a los candidatos de MORENA, candidaturas a modo que ya estaban derrotadas antes de que llegase el día de la elección.

Desde el centro del país nos llegan versiones en el sentido de que la encomienda en Tamaulipas es ganar la mayoría de los escaños federales, y la mayoría del Congreso local.

Obviamente también las principales alcaldías. No podemos decir que se logren todos estos objetivos como por arte de magia, pero si la oposición morenista logra arrebatarle al cabecismo la máxima tribuna parlamentaria, estaría ganándole un round muy importante en las expectativas de la gubernatura.

 

ZAFRA INFORMATIVA

Este martes se llevó a cabo una reunión entre representantes del Gobierno guatemalteco y personalidades del ala política cabecista, a los cuales se les ha dado la encomienda de que apaguen a como dé lugar el conflicto con el país pobre del sur, derivado del brutal incidente donde perecieron varios migrantes centroamericanos.

El problema no es menor, pues de no ser atendido en sus reclamos podría escalar en su dimensión y consecuencias. Desde hace tiempo, el sexenio lopezobradorista le ha puesto al Gobierno estatal suficientes piedras en el camino como para exhibirlo y debilitarlo, y al mismo tiempo han aprovechado los puntos vulnerables del PAN-gobierno en el terreno de la inseguridad.

Pero… insistimos: se trata de misilazos de papel. Columnazos nacionales, reportajes en Proceso, que así como aparecen se disuelven. Es a partir de esta circunstancia que algunos tamaulipecos han llegado a pensar: ¿hasta qué punto el Presidente AMLO busca realmente una transformación a fondo en Tamaulipas? Seguramente que en la manera como Morena y Mario Delgado resuelvan el tema de las candidaturas al Congreso local, alcaldías y Cámara de Diputados es que sabremos si realmente las cosas van en serio. O bien, si ya negociaron un segundo sexenio de astados azules.

Ayer, alguien divulgó aspectos importantes de la vida del tampiqueño Rodolfo González Valderrama: he aquí algunos datos, para aquellos seguidores y amigos de uno de los políticos morenistas más relevantes del actual escenario sucesorio en nuestro estado.

Rodolfo es padre de cinco hijos, tres hombres y dos mujeres; desde chavo estudio y trabajó, lo cual lo forjó como un joven independiente que supo abrirse paso, a base de talento y de esfuerzo.

Por la vía de esa disciplina en el estudio y de ese carácter amiguero, González Valderrama llegó a consolidar una gran afinidad ideológica y política, que se convirtió en una sólida amistad, (en las aulas de la UNAM) con quien hoy es el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Cinco hijos… prolífico el gran Rodolfo. Quién lo viera tan tranquilito. Jeje.