Negro expediente

0
44
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 18 (Notimex)

“El racismo en el futbol mexicano está en todas partes”, suelta Adalid Maganda. Un expediente al que tuvo acceso ESPN Digital, revela que desde el 2015 a la fecha hay ocho denuncias de discriminación ligadas con el futbol mexicano, entre ellos están casos relacionados con la segregación por preferencia sexual, embarazo, racismo…

Maganda, árbitro que interpuso una queja ante el organismo que vigila los actos de discriminación, alza la voz en el 2021, pero hay otros siete casos que no han tocado la luz pública y sólo acudieron a la Comisión Nacional para Prevenir la discriminación (Conapred) para presentar denuncia contra los agresores. “En el futbol todo se queda entre paredes”, dice el silbante afromexicano que fue despedido del futbol profesional, según él, por “racismo”.

En el futbol mexicano no sólo se discrimina por el color de piel, también se segrega a las personas por “embarazo”, “condición social”, “discapacidad”, “origen nacional” y “preferencia u orientación sexual”, según los registros de la Conapred que fueron abiertos entre el 2015 y 2020. Estas conductas derivaron en la creación “de un protocolo para la atención de casos de discriminación y acoso sexual”, que actualmente está en práctica.

“Con motivo de una queja iniciada en el año 2017, se tuvo el acercamiento con la Federación Mexicana de Futbol con quien se acordó la elaboración de un protocolo para la atención de casos de discriminación y acoso sexual, entre otros”, comentó a ESPN Digital, Enrique Ventura Marcial, director de Admisibilidad, Orientación e Información del Conapred, encargado del caso de Adalid Maganda.

Los casos de discriminación no sólo están relacionados con el arbitraje mexicano, el racismo y la segregación se presenta en los clubes, entre jugadores y en las gradas, por eso la campaña para evitar el grito de “Puto” en la tribuna o los talleres de la Conapred al interior de los clubes de la Liga MX para concientizar a todos los involucrados.

“Los que hablamos o denunciamos tenemos miedo de perder el trabajo”, dice Adalid Maganda y en redes sociales Melvin Brown, ex del Cruz Azul, es de los pocos que le ofrece su apoyo al árbitro afrodescendiente, “haz respetar tus derechos hermano, siempre vamos a estar contigo”, le dice. En el futbol femenil hay casos de jugadoras que fueron marginadas debido a su preferencia u orientación sexual y entre los varones ese tema es tabú.

La discriminación se normaliza. El 66 por ciento de las mujeres que están en el mundo del futbol han sufrido algún tipo de discriminación y en el futbol mexicano “el número tan bajo de denuncias de actos de discriminación motivados por el tono de piel o el origen nacional” es porque “se presenta con una naturalidad que termina por invisibilizar los actos de discriminación e inhibe la denuncia de las personas afectadas”, asegura el representante de la Conapred.

La Federación Mexicana de Futbol no se quedó cruzada de manos, porque, aparte del protocolo que se creó en 2019 y de firmar un convenio con la Conapred para “realizar un diagnóstico sobre la situación de discriminación en el futbol mexicano” y “busca crear estrategias de colaboración para intercambiar experiencias y buenas prácticas en materia de derecho a la igualdad y no discriminación en el deporte, así como desarrollar programas de capacitación dirigidos a las personas que colaboran en la Femexfut”, aseguró Enrique Ventura Marcial.

Las lágrimas de Adalid Maganda, saliendo de la Conapred, tras su denuncia por discriminación, representan al menos a otras siete personas que no llevaron su caso a la luz pública y otras más que se quedaron en silencio.