De lo trivial a lo absurdo

0
26
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Pérez Ávila

Pocos saben que una chica con sobrepeso, Mónica Lewinsky, puso en alto riesgo la presidencia de Bill Clinton, y quienes sí están enterados, o lo olvidaron, o nuca le dieron, como diría con su argentada voz Arturo de Córdova, “la menor importancia”. Involucró, el affaire, a las dos cámaras; atrajo la atención de los más severos críticos; alertó a editorialistas de los rotativos de más circulación; le dieron tal importancia en el Capitolio, al punto de crear un Fiscal Especial, para que encauzara la acusación, en su forma y fondo más estricta y escrupulosa.

El asunto de la putita becaria y el presidente demócrata recuerdo que lo resumí de manera cínica: Convirtió Clinton la oficina oval de la Casa Blanca, en “Oficina Oral”.

Lo de mister Trump sí es grave. La absolución lo catapulta a la candidatura por la Presidencia. No es presagio, ni augurio. Su primer pronunciamiento, después de no ser sentenciado, lo afirma, lo dice con claridad: “Nuestro movimiento patriótico acaba de comenzar”.

Como tantísimas falacias pronunciadas durante su monarquía republicana, míster Trump se reserva la verdad. En realidad, su movimiento, considerado por él como “patriótico”, comenzó el seis de enero cuando enardeció los ánimos de una turbamulta con una brutal arenga: “Si son débiles van a perder el país… Peleen como demonios por sus votos… En el Capitolio se está legalizando un fraude electoral”.

Extremistas de derecha, turbados sus pensamientos, creyéndose burlados por los legisladores de las dos cámaras, avanzaron por la calle Pensilvania, desde la Casa Blanca hasta el Capitolio. Recorrieron tres mil 200 metros para protagonizar una salvaje, inopinada, insólita toma del Congreso, como nunca antes se había visto.

The Associated Press ha hecho una revisión de los documentos judiciales. De 400 juicios, la mitad de los ataques a las autoridades parecen haber sido alentados por teorías conspirativas o ideologías extremistas.

Muertos. Vandalismo. Amenazas muy serias a legisladores. Testimonios videograbados. Evidencias irrefutables sobre la responsabilidad de Trump. Su absolución sitúa a la mayoría de los republicanos, negándose a condenarlo, en un sitio abyecto de la historia de Estados Unidos, porque colocaron su conveniencia personal sobre los intereses de la nación.

Se reitera Trump en su obstinación. Su más reciente afirmación lo posiciona en el camino de una oposición cargada de veneno. “Creo que fue una desgracia. Fuimos como un país de tercer mundo en la noche de la elección…Hubo fraude electoral en las pasadas elecciones presidenciales”.

Durante cuatro años, Trump va a ser algo así como un cadillo en la garganta del presidente Biden.

 

EXTRAER GAS NATURAL NO ERA BUEN NEGOCIO

Sorprendióme la denuncia del señor presidente López Obrador, hecha en torno al apagón en el norte del país. Nada de fundamentarse en el fenómeno climatológico inclemente y hasta letal. Todo lo originó que no somos absolutos e independientes al producir energía eléctrica. Dependemos del gas adquirido, a un costo muy alto, en los Estados Unidos. Lo explicó muy claro el mandatario. México tiene gas natural, pero no lo extrae, porque el negocio del gobierno liberal, los moches, era comprarlo.

También me sorprendió su severa advertencia sobre que a los mexicanos nos despojaban de la riqueza petrolera y eléctrica. Entonces los responsables deberían ir a la cárcel. Pero si esas ratas gordas están libres, por qué me dicen que se acabó ya la impunidad.