Gobernadores en Tampico, ‘chole’ y santurronería

0
56
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Ma. Teresa Medina Marroquín.-

Temas relevantes al concluir la semana son muchos y al mismo tiempo pocos, según la relatividad informativa y los intereses repartidos entre ese pandemónium de redes sociales, medios y poder político.

Pero por acá somos público espectador y no solemos participar en la desventura de un tumulto culpable en gran medida del desastre nacional.

Por eso, antes de irnos al tema de Tampico presidido por el panista Chucho Nader y escenario (inaplazable) de la reunión protagonizada el fin de semana por los Gobernadores de Acción Nacional (GOAN), urge aclarar el significado de “chole” que de acuerdo al viejo “tumbaburros” (herencia preciada de mis ancestros y con apariencia de ser uno de los antiquísimos Manuscritos del Mar Muerto) significa un término relacionado con una etnia que habita entre Tabasco, Chiapas y Guatemala.

¿Andrés Manuel López Obrador se habrá referido a estos indígenas mayas cuando en la mañanera del pasado 18 de febrero expresó un “¡Ya chole!”, como punto final a las graves acusaciones de violador y acosador sexual que le llueven a su amigo Félix Salgado Macedonio, candidato de Morena a la gubernatura de Guerrero?

Según los teóricos de las antiguas andanzas entre ambos personajes, el mentado Macedonio es probablemente un criminal que busca impunidad en el poder. Por tal motivo ese significado oficial nada tiene que ver con las reacciones sospechosas de AMLO, defendiendo al sujeto de marras.

Más bien se refieren a una palabreja que manifiesta fastidio, como “ya párenle a su rollo, porque me tienen harto”.

 

NUNCA APARECIÓ EL BUEN JUEZ

Cuando el país esperaba la aparición en AMLO de un buen juez que por su casa y amigos empezaría la justicia, sobrevino la terrible desilusión.

No hubo nada de eso, excepto la continuidad de un sistema político altamente corrupto, que nunca llevará a juicio a Pío López Obrador, a David León, a Bartlett, a Peña Nieto, a René Bejarano, a Luis Videgaray, a Emilio Lozoya y al propio Salgado Macedonio, como a infinidad de perversos y familiares del tabasqueño (ya sabemos quiénes son), que hacen de la Cuarta Transformación un fraude electoral refugiado en una cueva atestada de delincuentes que llegaron al poder a robar a manos llenas.

Partiendo de la idea de que no todos los morenistas son corruptos, en este caso la mayoría, muchos de ellos que se han registrado para contender para presidencias municipales y diputaciones, pagarán las consecuencias de una farsa política a la que ayudaron a llegar a Palacio Nacional.

Qué decepción tan grande que la cúpula de Morena, como AMLO, se hayan regocijado acusando al PRI y al PAN, para resultar peor que ellos.

Peor porque en el PRI siempre hubo desfachatez al perpetrar sus corrupciones; pero los de Morena, se dicen honorables cuando nada les importa sensibilizar a sus funcionarios públicos, mucho menos castigarlos ni predicar con el ejemplo esa conciencia nacional que según el Presidente de la República expresa que la corrupción ha sido desterrada de México.

 

VACUNAS Y POLÍTICA ENERGÉTICA

A raíz de esa extrema corrupción que se preveía en el Gobierno federal, porque todo era muy bueno para ser verdad, viniendo a petrificar todo el quehacer oficial para desgracia de las clases sociales más vulnerables del país, era de esperarse que surgieran organizaciones como la asamblea de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN).

Pues bien, estos mandatarios se reunieron antier en Tampico y analizaron los temas de la vacuna contra el covid-19 y la política energética que ya comenzó a causar severos estragos a las familias y a la economía.

Seguro habrá proclamas y acciones de estos mandatarios que presionarán al Gobierno federal ante los escenarios asfixiantes con los que AMLO ha atosigado al país. No es posible que México siga inmóvil ante las ataduras de la mediocridad, el cinismo, la corrupción y la santurronería.

¡Excelente inicio de semana!

[email protected]

@columnaorbe, columnaorbe.wordpress.com