Corroboran la ‘invasión’ de texanos

0
75
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.-
Ciudadanos estadounidenses han ocasionado un saqueo de productos de primera necesidad en la frontera tamaulipeca, ya que siguen cruzando al lado mexicano, concretamente Reynosa, Matamoros, Nuevo Laredo y otros, bajo el pretexto de ir a consulta médica.

Al señalar lo anterior, el subsecretario de Turismo, José Luis Martínez Portilla, explicó que después de los problemas que ocasionó el “apagón” en algunas partes de Estados Unidos y municipios de la frontera, muchos residentes americanos han pasado por los puentes internacionales de Tamaulipas a la compra de productos de primera necesidad.

“Hay un saqueo de productos de primera necesidad en la frontera, derivado de lo que ocasionaron las heladas, hay anaqueles que están vacíos porque mucha gente está viniendo a la zona norte a realizar sus compras”, sostuvo.

Comentó que las medidas regulatorias implementadas en municipios de la frontera de México con Estados Unidos han limitado los servicios de turismo médico que se ofrecen a los norteamericanos, confirmó.

De las atenciones médicas, Martínez Portilla confirmó que se sigue registrando, no obstante las medidas regulatorias de EU y México, para reducir el contagio de covid-19, sobre todo con dentistas, laboratorios, médicos y otros servicios, como rayos “X”.

Recordó que en los principales municipios del norte de Tamaulipas se han instalado filtros, donde se revisa las condiciones de salud en las que ingresan los estadounidenses, la cantidad de personas que vienen a una atención médica y otras medidas que forman parte del protocolo de salud.

“Generalmente las personas de EU vienen a realizarse servicios dentales, hacerse pruebas en laboratorios, radiografías o médicos en general, no es porque sea más barato en México, sino por la calidad de servicios que se brindan a los estadounidenses”, aseveró.

Consideró que el turismo médico sigue llegando a los municipios de la frontera, incluso a Nuevo Progreso, en el municipio de Río Bravo, donde se concentra el mayor número de clínicas y atenciones médicas, aunque no como en años anteriores.

“No es precisamente por la pandemia, sino por medidas regulatorias entre ambos países”, aclaró.