La guerra del agua

0
117
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Para que acabe el problema del desabasto del agua en Victoria se necesitan más de mil 600 millones de pesos. Solo eso.

Y para obtener ese dinero, es indispensable que el Gobierno federal meta las manos. Y al menos este año no lo va hacer.

Esta situación será un estandarte que enarbolarán los candidatos opositores al Partido Acción Nacional (PAN), que hoy está al frente del Ayuntamiento capitalino.

Paradójicamente, el propio panismo, encabezado por su entonces candidato a la alcaldía en 2018, lo usó como arma para derrotar al PRI y su abanderado Oscar Almaraz Smer, que buscaba la reelección.

Hoy, las cosas se revierten.

Pero ese problema –insisto- no lo solucionará ni la actual alcaldesa ni el siguiente ni el sucesor ni nadie que se haga cargo de la administración municipal.

Reitero que se necesita del apoyo federal, porque es muchísimo dinero. Algo así como el presupuesto total del municipio en año y medio o el dos por ciento del presupuesto anual del estado de Tamaulipas.

Nada fácil.

Es un asunto en el que debe haber coordinación de los tres órdenes de gobierno, así como buscar otras instancias, como créditos o financiamiento privado, pero parece ser una complicada misión.

Así que no debemos dejarnos engañar.

En el proceso electoral, es decir, en las campañas, habrá más de un candidato a la alcaldía que prometa resolver este problema que tanta lata le ha dado a los victorenses.

Habrá aquel abanderado que jure y perjure que si votan por él arreglará esta situación. No faltará aquel o aquella que diga que tiene la solución.

Y no, no es nada fácil.

Para empezar, todo parece indicar que al Gobierno federal le importa un pepino la Capital de Tamaulipas. Y aun cuando el abanderado de Morena nos diga que él es amigo del Presidente y lo convencerá, no es cierto. Simplemente porque López Obrador tiene otras prioridades, y créanlo, Ciudad Victoria para nada es una de ellas.

Existe la posibilidad de que los legisladores federales metan mano, toquen puertas, convenzan a alguna comisión de la Cámara para sacarle algo de dinero. Puede ser que el Gobierno estatal haga lo propio, sin embargo, no será suficiente.

Así que lo importante es que alguien nos diga de qué manera puede conseguir toda esa lana, que nos garantice la manera de poder buscar un financiamiento y llevar el proyecto para que sea tomado en cuenta.

Ojo, no se trata de arreglarlo solo porque el alcalde tenga la voluntad. Esa voluntad debe ser tripartita y dudo que alguien tenga los “conectes” con ambas instancias (federal y estatal) para sacarles esa lana.

En suma: no dejemos que los candidatos nos bajen la luna y las estrellas, porque para eso se requiere de una escalera muy, muy alta, y ninguno de ellos la tiene ni la puede conseguir por sí solo.

EN CINCO PALABRAS.- Habrá una guerra de promesas.

PUNTO FINAL.- “Y al final del día, Xico se convirtió, sin quererlo, en el mejor aliado de la oposición. Y hasta eso hace mal”: Cirilo.

Twitter: @Mauri_Zapata