Calientan el desafuero

0
162
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

Cd. Victoria, Tam.-
La solicitud de desafuero contra el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca fue tema obligado durante la sesión ordinaria del Congreso del Estado.

Fueron los diputados morenistas los primeros en abordar el asunto, durante el apartado de asuntos generales de la sesión plenaria de este miércoles.

Flanqueada por sus compañeros de bancada, la tampiqueña Edna Rivera López fijó el posicionamiento de su partido; expresó su respaldo a la petición de desafuero del Gobernador tamaulipeco y negó que se trate de un ajuste político.

De inmediato vino la respuesta masiva de los panistas. Acusaron al Gobierno federal, emanado del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), de buscar venganza contra el mandatario tamaulipeco, por evidenciar y señalar los errores de la Federación en sus políticas públicas.

“El intento de desafuero se trata de una maniobra electorera para desviar la atención de los mexicanos por el desorden y grave crisis que hay en el país. Así es como pretenden ocultar las cosas, denostando con argucias a uno de los mejores gobernadores del país”, señaló Joaquín Hernández Correa.

Aseguró que el presidente Andrés Manuel López Obrador busca golpes mediáticos que escondan la tragedia que ha sido su gobierno en dos años.

“Las acusaciones en contra del Gobernador son falsas y sin pruebas contundentes. Cabeza de Vaca cuenta con todo el apoyo de nosotros”, advirtió.

Otro panista, Edmundo Marón Manzur, lo secundó. Dijo que Morena utiliza las instituciones para desacreditar a uno de los mejores gobernadores y casualmente lo hace en la antesala de la elección más importante.

“Desde aquí le queremos decir al Presidente que las cosas en este estado se hacen bien. Aquí Cabeza de Vaca sí da la cara, y aquí en Tamaulipas tenemos otros datos”, refirió.

La diputada de Morena, Leticia Sánchez Guillermo, aclaró que la solicitud de desafuero viene de la Unidad de Inteligencia Financiera, por lo que pidió no politizar el tema.

La panista Imelda Sanmiguel subió a la tribuna para hacerle aclaraciones y precisiones.

“Las y los diputados del PAN decimos que ya basta al descrédito a que están siendo sujetas las instituciones de Tamaulipas. Las acciones judiciales contra el gobernador Cabeza de Vaca son una respuesta electorera. Lo hacen porque se han señalado los errores del Gobierno federal. A Andrés Manuel no le gusta que le digan sus verdades”, indicó.

Y advirtió: “Cerraremos filas y saldremos fortalecidos de este intento presidencial de derrotarnos. Que le quede claro presidente”.

El morenista, Ulises Martínez Trejo pidió a los diputados del PAN que no se “aceleren” y dejen que las autoridades hagan su trabajo.

“No soy partidario de la bravuconería. Estamos en favor de la presunción de inocencia”, señaló.

Hernández Correa lo contradijo: “Alejandro Gertz Manero (el titular de la FGR) es un títere de López Obrador. Así que no vengan a decir aquí que la de la Fiscalía es una postura independiente”.

Para responder, Martínez Trejo regresó a tribuna y se limitó a parafrasear al Presidente, con aquello de, “no somos tapadera de nadie”.

El hecho llevó al presidente de la mesa directiva, Juan Enrique Liceaga, a preguntar con sarcasmo: “¿Esa fue toda su participación, diputado?, lo que enojó a las morenistas Edna Rivera López y Leticia Sánchez Guillermo.

“No se vale. Es una falta de respeto, presidente. Se está burlando”, reclamaron.

Otro panista, Héctor Escobar Salazar, aseguró que con la solicitud de desafuero contra el Gobernador, el Gobierno federal quiere desviar la atención de los mexicanos.

“Genera suspicacia que ocurra cuando se aprueba la reforma eléctrica y cuando la Auditoría Superior de la Federación revela despilfarro en el gasto público del Gobierno federal”, indicó.

Calificó como un acto de intimidación la embestida contra Cabeza de Vaca.

“Ojalá que el Presidente decida mejor ponerse a trabajar y deje de amedrentar las voces críticas”, precisó.

Arturo Soto Alemán dijo que el amedrentamiento contra el Gobernador es algo que ya se había anunciado. Coincidió que el trasfondo es el proceso electoral de este año.

Pero plasmó una advertencia: “No les ha quedado claro que con Tamaulipas no se juega. A Tamaulipas no van a poder entrar. Tamaulipas es una barrancada impenetrable para esas políticas dictatoriales que atentan contra la democracia y el estado de derecho. No les ha quedado claro que Cabeza de Vaca no se dobla ni se vende”.

Cerró la defensa, el coordinador de los diputados del PAN, Gerardo Peña Flores. “Tenemos mucho Gobernador para tan pocas descalificaciones que no tienen ningún sustento y que no van a llegar a nada”, dijo.

Recordó a los tamaulipecos que con Cabeza de Vaca Tamaulipas dejó de ser el estado inseguro que era hace poco más de cinco años. Además es el tercer lugar nacional en inversión extranjera, y antes de la pandemia tenía récord en turismo. “No se dejen confundir. Cerremos filas con nuestro Gobernador”, exhortó.