AMLO y Biden tendrán reunión virtual este lunes

La reunión, marcada por el cambio de políticas en Washington con la nueva Administración demócrata, estará centrada en migración y economía

0
26
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Este lunes al mediodía tendrá lugar la reunión virtual entre el presidente Andrés Manuel López Obrador y su homólogo estadounidense, Joe Biden.

Después de su gira de trabajo por Zacatecas, el mandatario mexicano señaló a la prensa que la reunión con Biden ocurriría después de su tradicional conferencia matutina desde Palacio Nacional.

La reunión, marcada por el cambio de políticas en Washington con la nueva Administración demócrata, estará centrada en migración y economía.

Es la segunda reunión bilateral de Biden tras su llegada a la Casa Blanca en enero, y después de la sostenida esta semana con Justin Trudeau, primer ministro de Canadá.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, aseguró en un comunicado que los dos líderes discutirán la cooperación en migración, los esfuerzos conjuntos de desarrollo en el sur de México y Centroamérica, la recuperación del Covid-19, y la cooperación económica.

La reunión, que se celebrará de manera virtual por la pandemia del COVID-19, tendrá como objetivo pulsar el botón de reinicio de las relaciones entre los países vecinos.

El secretario de Estado Anthony Blinken indicó que es difícil pensar en una relación más importante, ni en otros dos países que estén de tantas maneras extraordinarias entrelazados y que realmente tengan un destino compartido, que recae en nosotros ayudar a progresar.

El presidente norteamericano anunció que sus primeras medidas en materia migratoria tienen como objetivo desmontar el legado de su antecesor, Donald Trump (2017-2021), al anunciar un conjunto de órdenes dirigidas a reunir a las familias separadas, restaurar el sistema de asilo y abordar con sus socios regionales las causas de la migración irregular.

Joe Baden indicó que se comprometió a trabajar para corregir las negligencias de la Administración anterior y devolver la justicia, la humanidad y el orden a nuestro sistema migratorio.

López Obrador logró mantener una buena relación con Trump, pese a su agresiva retórica antimigratoria, aunque en ocasiones tuvo que ceder a las presiones de Washington.

Como fue el caso del acuerdo del programa Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, en inglés), también conocido como “Permanezcan en México“, por el cual más de 60 mil solicitantes de asilo en E.U. fueron devueltos a ese país para esperar por su proceso, o la exigencia de que México reforzase su frontera sur para frenar la llegada de inmigrantes procedentes de Centroamérica.

Estados Unidos, retomó, a partir del pasado 19 de febrero, la atención de los solicitantes de asilo devueltos al vecino país bajo ese programa, y Biden ha prometido recursos para revitalizar la economía en Centroamérica con el objetivo de atajar una de las causas de la migración.

La plática entre ambos líderes tendrá lugar días después de que Biden presentase su ambiciosa propuesta de reforma migratoria en E. U., que deberá ser debatida en el Congreso.

Entre los principales temas están figuran abrir un proceso de ocho años para que los 11 millones de indocumentados del país puedan lograr la ciudadanía, así como otorgar una residencia legal inmediata para los migrantes sin papeles que llegaron al país de niños, conocidos como “soñadores”, los beneficiarios del TPS y los trabajadores agrícolas.

El intento más ambicioso de impulsar una reforma migratoria desde 2013, cuando el proyecto de ley espoleado por el entonces presidente Barack Obama (2009-2017), con Biden como vicepresidente, naufragó en la Cámara de Representantes pese a haber conseguido la aprobación del Senado.

Biden asume el poder con el renovado acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, el T-MEC, vigente y visto desde Washington como una sólida oportunidad para fortalecer las relaciones comerciales.

La economía de México es fuertemente dependiente de México, ya que es su principal socio comercial y país al que van tres cuartas partes de sus exportaciones, y donde 38 millones de mexicanos viven y trabajan, con el consiguiente peso en el flujo de remesas.

Una de las exigencias del pacto comercial es que México aplique una reforma laboral que democratice los sindicatos, depure los contratos colectivos y aumente los salarios a fin de evitar competencia desleal con Estados Unidos, algo que en lo que la actual Administración demócrata estará especialmente atenta.

La nominada por Biden como Representante de Comercio Exterior de EU, Katherine Tai, fue una de las principales involucradas en la redacción de las cláusulas laborales del acuerdo que sustituyó al Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Con información de: lopezdoriga.com

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Regreso a clases presenciales ya ‘urge’, señala AMLO