Fue una irresponsabilidad

0
595
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Por donde lo quieran ver, lo sucedido ayer fue una enorme irresponsabilidad por la situación que seguimos padeciendo.

Si fue espontáneo, no debieron permitirlo. Debieron haberlo disuadido. Y si fue organizada por el propio gobierno, pues peor tantito.

Se concentraron cientos de personas. Según cifras oficiales, “más de diez mil”. De acuerdo con testigos, unos cinco mil. Pero auque hayan sido cien, era un gran riesgo por la pandemia.

El viernes, la propia Secretaría de Salud repetía en sus comunicados con el reporte diario del covid-19, que se eviten las aglomeraciones, que se queden en casa y todo eso.

A inicios del año, el mismo Gobierno estatal reprendió a la población porque esta no había hecho caso, hizo fiestas, violó las normas de sanidad, no respetó la sana distancia y con ello provocó un repunte de contagios, pero sobre todo de muertes por coronavirus.

Ahora, ante un tema político, son ellos mismos quienes propiciaron una masiva reunión de cientos de personas en un mismo lugar, sin respetar una sola de las reglas, salvo el uso del cubrebocas, que en estos casos, de nada ayudará.

Ahora con qué cara las autoridades pueden prohibir que se abra el estadio para ir a ver al “Corre”. Con qué cara prohibirán una fiesta con cien o 200 invitados. Con qué cara pedirán a tiendas cerrar más temprano o sancionarlas por no tener tapete sanitario.

Con qué argumentos pueden prohibir una ida a la playa, al río o a una alberca. Con qué argumentos impedirán una carne asada con más de 20 asistentes.

Con qué calidad moral exigirán que la gente no salga a correr, a una fiesta familiar, a un evento o al centro comercial. Con qué calidad moral sancionarán a quien no cumpla con las normas sanitarias.

Insisto, independientemente del caso político-jurídico; independientemente de que el Gobernador sea inocente o no, o de que el Presidente sea abusivo o no, la manifestación no debió haberse realizado.

¿Cuántos contagios se pudieron dar desde ayer en Ciudad Victoria?

No sería correcto que vayan a manipular las cifras. No sería ético que escondan casos de contagios que posiblemente se hayan dado este día.

Así como no fue correcto el escenario que pintaron el sábado al pasar de la noche a la mañana a “semáforo verde”, cuando nunca se había usado ese término, sino el de “Fases”. Fue una tomada de pelo, y además una burla a la inteligencia de los victorenses.

No estamos criticando el fondo, sino la forma. Una forma que puso en peligro a cientos de tamaulipecos. Una forma que no les importó que muchos se pusieran en riesgo. Una forma que, en estos momentos, no era prudente.

Pero al final de la jornada del domingo, el que más peridó fue la Secretaría de Salud de Tamaulipas… perdió toda credibilidad y calidad moral para dirigir la pandemia en la entidad.

EN CINCO PALABRAS.- Victoria es como Brasil: “verde-amarela”.

PUNTO FINAL.- “¿Y todo esto de qué les va a servir?”: Cirilo.

Twitter: @Mauri_Zapata