Es la guerra

0
202
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

En la guerra y el amor todo se vale, reza un dicho. Y habría que agregarle que más si se trata de la política.

El asunto entre el Gobierno federal y el mandatario de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca se trata de una guerra política. Por donde se quiera ver.

En un principio se podría ver como una novela, pero ya pasó a mayores… insisto, es una guerra política.

¿Cómo va a terminar? No sabemos. La verdad es que es un tema de pronósticos reservados.

¿Las consecuencias? Puede haber muchas, entre ellas, lo económico. Este pleito puede generar el desánimo de inversionistas para trabajar en Tamaulipas, una entidad en donde se mueve mucha economía.

Desde luego que generaría también una crisis política que a su vez repercuta en lo social, tomando en cuenta el hecho de que estamos en año electoral.

Y desde luego, la paz social. Este asunto podría establecer una inestabilidad, revolvería el río, y ya sabe usted, amable lector, lo que dice el otro refrán: “a río revuelto, ganancia de pescadores”.

¿Quiénes serían esos pescadores? Pues uno de ellos, el tema de la delincuencia.

Hay que reconocer que en los últimos dos años el asunto de la inseguridad ha tenido cierto control en Tamaulipas. Eso es de las cosas que se pueden palpar y de los logros que se le pueden atribuir a la actual administración estatal.

Aunado a ello, el tema de la polarización social que está en su apogeo y que también genera conflictos en muchas instancias y en muchos rubros. Esto desde luego es provocado en gran medida por el Gobierno mexicano desde que esta administración federal asumió el poder.

Pero de cierto modo se ha agudizado con la situación política que estamos viviendo, en donde incluso, amistades de muchos años se han disuelto por las ideologías. En algunas familias se han separado por la misma situación.

Es cierto, el gobernador Cabeza de Vaca ha sido puntilloso con las decisiones (buenas o malas) del presidente López Obrador, pero también es cierto que el Ejecutivo federal ha puesto mucho de su parte.

No hay acuerdos. No hay disposición para que se puedan solucionar o consensuar y que nadie salga afectado.

El asunto está llegando muy lejos y la verdad es que el pueblo en general es el que está pagando las consecuencias y las podría pagar a un costo más alto si el pleito sigue hasta sus últimos términos.

¿Hay delitos? Solo las partes involucradas lo pueden resolver mediante el estado de derecho, sin embargo, mientras unos comprueban la culpabilidad y los otros la inocencia, toda esta situación sigue teniendo un peso económico, político y social bastante incómodo para la población en general.

Ojalá que esto termine pronto y las repercusiones no sean tan graves, porque entonces entraremos en una etapa en donde la ciudadanía será la única afectada.

EN CINCO PALABRAS.- Del plato a la sopa…

PUNTO FINAL.- “En campaña te bajan la luna y las estrellas, pero cuando llegan al cargo, ellos se quedan con las estrellas y quieren que el pueblo suba a devolver la luna”: Cirilo.

Twitter: @Mauri_Zapata