‘Salvemos a Ciudad Victoria’

0
150
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Graciela Alvares de Edgar.-

Ciudad Victoria, irremediablemente se muere, se muere en la ignominia, en la desesperanza, en la falta de empleos, de oportunidades para sus habitantes, en sus calles y banquetas destrozadas, en sus pequeños arroyos de agua, en sus calles, tal vez por falta de mantenimiento en sus tuberías, en su comercio sofocado por su comercio informal, por la pandemia que nos azota y por otras pandemias desde luego de otra índole, que hemos padecido por años.

El centro de Ciudad Victoria con edificios viejos, sin mantenimiento que resulte su arquitectura en beneficio de sus mismos comercios, comercios establecidos hace muchos años, en quiebra, dejando sin empleo a sus trabajadores, vitrinas sin ningún atractivo y vendiendo su mercancía en liquidación en la banqueta.

Ahora hablemos del mercado, completamente olvidado a punto de desaparecer, zona que se mantiene vigente por el comercio informal, también se fomenta la prostitución en algunas zonas de él.

Solares baldíos sin mantenimiento, mismos que se podían arreglar para que el comercio informal los ocupara, dejando el centro para que desarrolle su economía y lucidez que tanto necesita.

Centros de convivencia que fueron construidos por el gobierno y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de esta entidad, en beneficio de las familias, para desarrollar el deporte, cultura, programas de bienestar y desarrollo social y diversas capacitaciones para niños, jóvenes y adultos abandonados y sin mantenimiento.

Sí, irremediablemente se muere, no hay nuevas empresas que den empleo a tanta gente que lo necesita para levantar la economía y el desarrollo de nuestra Ciudad, también fomentar el turismo mostrando una Capital limpia y orgullosa.

Padres de familia haciendo un gran esfuerzo para que sus hijos sigan una carrera universitaria en otros estados para que tengan otras oportunidades de salir adelante forjándose un futuro mejor, abandonando desde luego nuestra Ciudad.

Despertemos juntos, hagamos que esta Ciudad Capital sea digna de representar a nuestro estado de Tamaulipas, una ciudad pujante en oportunidades para todos, jóvenes y personas de la tercera edad deseosos de seguir trabajando, estos últimos de seguir contribuyendo con su experiencia a que nuestros jóvenes tengan los deseos y las metas que se necesitan para llegar a tener un futuro promisorio.

En fin, juntemos nuestras experiencias y hagamos algo por nuestra ciudad que en estos momentos carece de oportunidades y atractivos que se transforme en una ciudad digna de todos sus habitantes.