Andrés, su odio por las mujeres

0
166
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Eleazar de Ávila.-

Hay dos manera de ver las cosas, creer en fe ciega que la humanidad viene de la edificación de Dios, que nos depositó en El Paraíso como se relata en la Biblia, o bien; lo que los antropólogos establecen científicamente, somos seres evolucionados.

Veamos a El Génesis, donde queda románticamente claro que el hombre surge de la mano de Dios y la mujer, de origen, subordinada de la costilla del varón.

Hay decenas de chistes sobre el tema, pero lo que está escrito sobre la mujer, debe tomarse muy en serio, no creemos que un Dios de amor les trataría a patadas y sí, sus redactores autoritarios en un terrible conductismo e historia de represión, sumisión, atadura, misoginia y sexismo.

Debate para especialistas… que así fuimos creados y no hay mucha diferencia con otras religiones. A la mujer siempre se le retrata de manera accesoria, lo cual es terrible, censurable.

a.- “26, Dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Que tenga autoridad sobre los peces del mar y sobre las aves del cielo, sobre los animales del campo, las fieras salvajes y los reptiles que se arrastran por el suelo”.

“27, Y creó Dios al hombre a su imagen. A imagen de Dios lo creó. Macho y hembra los creó”.

Versión 2.-

b.- “Hace unos 2.5 millones de años apareció entre los australopithecus una nueva especie que ya no puede englobarse en este género. Se trataba del Homo habilis, al que, como vemos, los biólogos le han asignado el nuevo género llamado Homo”.

La fuente: https://www.uv.es/ivorra/Historia/Historia_Antigua/BigBang.htm#:~:text=Hace%20unos%202.5%20millones%20de,el%20nuevo%20g%C3%A9nero%20llamado%20Homo.

1.- La diferencia es que en la evolución humana, la exigencia de equilibrio debe ser mucho más que una moda, o tendencia vanal en redes sociales. Las mujeres del planeta están en proceso de recuperar el espacio que nunca debieron perder, por la fuerza de la genética o por mandato divino.

2.- Sobran los cuentos de terror, sobre la lista de las vejaciones que han padecido a través de la historia. Trabajos forzados dentro y fuera de casa, menor pago por trabajo igual al de los varones, abuso sicológico, sexual. Han sufrido todo y aguantado todo. ¡No más!

3.- ¿De qué lado están Ustedes. Del respeto y el equilibrio, o del sitio del que muchos consideran a la mujer, como trofeo? Y es pregunta directa. ¿Con todo lo que han leído en los últimos meses, sobre la conducción nacional y su trato a las mujeres, de qué lado esta el Jefe de la Nación?

4.- Les canceló las guarderías para sus hijos, les da migajas y limita oportunidades en el arte, la ciencia, la cultura, la medicina, les regaña e inhabilita en sus derechos humanos. ¿Es el Presidente un devoto e ícono de machismo por decir lo menos?

5.- ¿Por qué el amor por quién las redes sociales han especulado -pues no hay confirmación-, es su compadre? ¿Qué debe pasar en Palacio Nacional para que las mujeres de México se sientan seguras y se cancele la verdad de estos días, de diez feminicidios diarios?

6.- Una imagen y su relación con las mujeres de su país (no hablo de sus “gacelas” de redes sociales), sobajada por la amistad a un solo hombre, a José Félix Salgado Macedonio? ¿Es afinidad, por empatía con quien acumula denuncias por acoso y violación?

7.- Por eso es que hoy mis amigas no se engañan, el jefe de ejecutivo tiene un odio por las mujeres, o dicho con mayor suavidad, “un no amor por ellas” y sí, otros datos, que en los últimos meses, semanas, días, han sido muy evidentes.

8.- Aunque la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, sostenga que “el licenciado López Obrador no es ‘mi presidente’, sino el de todas las mexicanas y, aunque les duela, es el presidente más feminista de la historia contemporánea”.

Y no obstante que la Secretaría de Gobernación Olga Sánchez Cordero, replique la cantaleta de que “los conservadores nos quieren presentar como contrarios al feminismo y a la lucha de las mujeres”, pregunto.

Quién compra esta verdad atropellada, si ahí está la Muralla de Metal  para protegerse –esconderse en Palacio Nacional–, en el Día Internacional de la Mujer. ¿Para protegerlas, que no es por miedo a ellas, que no las quieres violentas? Vaya argumento, frente a otro que en este país de luto, es mucho más doloroso.

“Si López Obrador no tiene la capacidad de entender lo que las mujeres mexicanas necesitan, que le pida a alguien que le dé cursos, talleres o clases de género”…  ¿Dónde está Sara García que lo agarre a bastonazos…?

Nostra política.-  “Cuando somos jóvenes lamentamos no tener una mujer, cuando nos hacemos viejos lamentamos no tener a la mujer”. Cesare Pavese.

Correo: [email protected]

Twitter.- @JEleazarDeAvila