Relevos en la Secretaría de Educación

0
252
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Felipe Martínez Chávez.-

Mire usted que hasta quince independientes que van por las presidencias municipales y tres por diputaciones ¿cuántos van a ganar? Posiblemente ninguno.

Por cierto, no son tan “libres” como pregonan y despiertan sospechosismo de quién los pudiera patrocinar.

Por primera vez en la historia de la capital van a jugar tres sin partido. Desafortunadamente, luego de la triste historia de Xicoténcatl González Uresti, no están dadas las condiciones para que alguno de ellos triunfe.

Alejandro Caraveo Real no despegó en la precampaña, no ha causado interés entre el respetable, pero por lo menos meterá como regidora plurinominal a su hija Guilliana Caleope.

Un segundo es Marggid Rodríguez, con amplia labor social médica. Levantó holgadamente las firmas necesarias y podría llevar al cabildo a la primera regidora de su planilla, Reyna Garza, ex candidata a diputada por el V distrito en 2018, Morena.

Por el “efecto Obrador” pudo haber llegado a la cámara federal, pero algo le faltó. Pudiera ser que venía del PRI donde tenía cargo directivo.

Muy “apenitas” reunió los apoyos doña Margot de León Sánchez, dedicada a espectáculos infantiles. Gastó mucho dinero que nadie explica de dónde sacó, pero, si consigue el porcentaje necesario, podía colocar como regidor a Héctor Saldívar de León ¿su pariente?

El “mazacote” inexplicable: En la planilla de Margot, regiduría 12, participa Olivia Garcen García, hermana de María Teresa Garcen García, candidata por el distrito 15 de Victoria Sur.

Viene un gran problema: Si hay diez partidos registrados, de los cuales solo el PT y Morena van en coalición, en Victoria tendremos 12 candidatos a ocupar la silla del 17 Hidalgo. Le faltará espacio a las boletas para escribir sus nombres y apodos.

La pregunta que se hace todo analista del fenómeno político es: ¿de dónde sale tanto dinero para financiar campañas? El Ietam no les dará ni para gasolina.

No cuestan poca cosa y nadie saca su cartera para meterle dinero bueno al malo. Oficialmente el Instituto Electoral fijó como “tope” en la Capital, que no pueden gastar más de 12.5 millones de pesos. En los hechos son diez veces más.

Aparte de Garcen García por el distrito 15, ya tienen “luz verde” del árbitro, para jugar, José David Gómez Saldaña, distrito 14, y José Alvarez Guerra, del Once de Matamoros. Casualmente donde Morena tiene posibilidades de ganar con más facilidad.

Si el dinero sale del erario, como se sospecha sucederá en Llera, es magnífico, cualquiera puede ser candidato.

La “independiente” es doña Elsa Patricia Quintanilla Arcos, esposa del alcalde Héctor de la Torre Valenzuela, y lleva como suplente a la cachorrita Cinthia Denisse De la Torre Quintanilla.

Si los llerenses no se han cansado de “El Sapo” de la Torre, con ocho años en el poder, entonces lo dejarán que siga partiendo el queso otros tres con posibilidad de ampliar el cacicazgo en forma indefinida.

No se sabe si es “gato” o “sapo” encerrado lo que se da en Llera. Es que hay otro “libre” llamado David Alejandro Manríquez Gómez, que promete dividir el sufragio.

En Jaumave sacó boleto José Luis “El Gallo” Gallardo, pero la sospecha es que solo va a hacer el ridículo.

Tema aparte, comienzan a cumplirse los vaticinios sobre el destino de los jefes de la Secretaría de Educación en Tamaulipas, sin que implique que está en riesgo la chamba del titular, Mario Gómez Monroy, miembro de las fuerzas leales a los vientos del cambio.

Jorge Alberto Chapa Leal, un contador de la Valle del Bravo, se desempeñaba felizmente en la poderosa Subsecretaría de Administración, pero cometió errores “en estado borracho”, según la afirmación de los voceros (21 febrero 2021) de la Sección 30 del SNTE.

Pues bien, el señor Chapa, fue degradado a titular del Conalep que desde comienzos del sexenio ocupaba Agustín (Guty, como él mismo se impone) de la Huerta Mejía, empresario de la educación en la zona sur, ahora con nombramiento de asesor de “El Truco” Verástegui.

Ya se esperaba que lo corrieran, pero no dejó de cimbrar hasta los sótanos el ente burocrático en que cobran cuatro subsecretarios y un coordinador, directores y cientos de jefes de departamento. Impera un canibalismo voraz en que solo sobrevive a la nómina el más fuerte.

Hay quienes ya le entonan las golondrinas a Magdalena Moreno, subsecretaria de Educación Básica, para mandarla a la chambita que tiene Mario Leal en el Colegio de Bachilleres, quien se iría a la Universidad Politécnica de Victoria.

Y pronostican la salida de Efrén Tinoco de Educación Superior, para colocar al forastero poblano Ezequiel Flores Darán (así lo escribe), y con un ascenso para el también subsecretario Francisco Elizondo Salazar.

Por terrenos de la UAT, el rector José Andrés Suárez Fernández rendirá su Tercer Informe de labores el lunes 29, que se trasmitirá desde Tampico por el canal de televisión universitaria a las doce del día.