El Beisbol tendrá el lugar que merece

0
31
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Arnulfo Mata Huerta.-

Andrés Manuel López Obrador es un ferviente aficionado a la promocion de la «pelota caliente» gran amigo tanto de Hector Martin Garza Gonzalez  como del comandante del grupo de beisbolistas Tamaulipecos Renan Martínez Bernal por lo tanto este deporte ya empieza a recibir el apoyo presidencial y en un futuro próximo se pondrá en práctica el proyecto para incluir en los programas educativos la promoción del beisbol escolar.

Este proyecto lo trae en cartera el dirigente de la Asociación Estatal de Beisbol.

Del Presidente de la República diremos que fue un jugador defendiendo la primera base, una posición difícil porque hay que tener ojo de águila, pues se tiene que recibir los fuertes disparos del tercera base como del campo corto y del segunda base.

Y hay ocasiones para los que juegan la primera base los tiros o son picados o altos y abiertos.

Por eso hay que abrir perfectamente el compás a fin de recibir perfectamente la pelota.

Y otra parte del inicialista es estar muy alerta cuando se tiene corredor pues las reviradas del lanzador son rápidas.

Esto lo tiene aun el Presidente  de la República como se muestra en la gráfica que presentamos y una corta pero interesante reseña del buen amigo José E. Tijerina que a la letra dice:

Andrés Manuel López Obrador fildea en la primera base en la Liga de Beisbol de Alianza, (foto del ocho de febrero de 2011).

Ya con la banda presidencial ceñida al cuerpo, el anuncio más importante que hizo en el deporte fue la creación de la Oficina de la Presidencia para la Promoción y Desarrollo del Beisbol, un proyecto que muchos años atrás traía en mente. Entre 2019 y 2020 asignó 640 millones de pesos para este deporte, su favorito, al único que dedica sus ratos libres.

«Algún día, muy pronto, el beisbol va a tener el sitio que merece».

Creo que se quedó con las ganas de ser pelotero y estrella de Grandes Ligas en vez de ser presidente de la Republica, pero las circunstancias y el destino fueron diferentes y así lo establecieron.