Personal de salud abarrota el Canseco para vacunarse contra el Covid-19

0
25
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Nudia Toscano | El Sol de Tampico

Sentados en el piso, con sombrilla y buscando la sombra, los ciudadanos esperaron durante horas en la fila para recibir la segunda dosis de la vacuna anticovid en el Canseco.

En un escenario de la triste realidad del clamor por ser inmunizados, trabajadores de la salud de unidades médicas de Tampico y Madero abarrotaron desde las ocho de la mañana el Hospital General de Tampico Dr. Carlos Canseco en donde se les cito este lunes para la aplicación de la segunda dosis Pfizer contra el Covid-19.

En un año en el que de frente al coronavirus han visto morir a amigos, pacientes y a cientos de colegas, exponiendo su propia vida para salvar otras vidas, los denominados «héroes» hicieron largas filas a las afueras del Auditorio del Canseco.

Algunas iban con su sombrilla en mano, gafas de sol, botellas de agua y cargando con banquitos mientras que otros más se sentaron en el piso.

Fueron 835 trabajadores del Civil de Madero, Jurisdicción Sanitaria Tampico-Madero, Psiquiátrico de Tampico y del Canseco de Tampico, los que fueron convocados, aguardando con ansias ser nombrados para ingresar a la vacunación que tiene a su mando el Gobierno Federal a través de las brigadas Correcaminos.

Pasaron las diez y media de la mañana, y la fila seguía creciendo, así lo atestiguo nuestra lente, el sol estaba en todo su esplendor. Entonces se les indicó que hicieran dos filas, una para los que tenían cita a las 10:30 y otra más para los de las 11:30 de la mañana, «todos a la sombra» y entonces, se hizo más larga la fila, tapando inclusive los accesos a la rampa del área de urgencias y las puertas de consulta externa.

Entrevistado sobre esta situación, el director del hospital, Humberto Delgado García, explicó que, “lo que pasa es que se cita con hora, tenemos protocolos establecidos, para que no esperen afuera, pero la gente llegó a las ocho de la mañana, cuando se citó a las diez y once”.

“Por eso se hizo un poco de gente, pero tenemos gente adentro para evitar este tipo de aglomeración, tenemos los espacios adentro, inclusive, a quienes tienen necesidades especiales se les mete directo” detalló a EL SOL DE TAMPICO, pero la emoción irradiaba en los rostros de los trabajadores, quienes si bien tuvieron que aguardar para ingresar, se mostraban satisfechos al saber que serían vacunados.

Por otra parte, en el proceso no se registraron reacciones adversas que requirieran hospitalización y se siguieron los protocolos de observación posterior a la aplicación del biológico.

Al recibir la segunda de las dosis que se requiere para que la vacuna Pfizer otorgue su eficacia de protección, es como los trabajadores de salud le ponen fin a la incertidumbre convertirse en una estadística del SARS-CoV-2, luego de un año de pandemia y comprometidos a seguir de pie y de frente atendiendo a la población.