Morena, precandidatos que solo estorban

0
123
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Felipe Martínez Chávez.-

El “parto” político se le complica a Morena en Tamaulipas. Los ciudadanos  no están preparados para la democracia, o bien es el desahogo a una libertad largamente reprimida.

Tal y como se esperaba, el registro de sus abanderados a diputaciones federales se dará hasta el último momento. El suspenso continúa por ser el partido mayoritario.

Lo bueno es que los restantes cubrieron sus plazas y el término para los independientes caducó. No puede haber desertores o “chapulines”. No van a la “pepena” o a recoger cascajo.

La democracia intrapartidista no es mala pero el problema son los “heridos” de batalla. Por eso, en los últimos años las organizaciones prefieren el “dedazo vil” a cualquier otro método, comenzando con PAN y PRI.

Cuando Carlos A. Madrazo fue presidente nacional tricolor, quiso aterrizar el plebiscito para nombrar candidatos. Alcanzó a hacerlo en Tamaulipas, periodo de don Praxedis Balboa, concretamente en la zona árida.

Se fue (Madrazo) a Sinaloa para instaurar el sistema, pero se bronqueó con el presidente Díaz Ordaz y renunció. Los gobernadores consideraban que dividía al partido, lo cual es muy cierto.

Desde el fin de semana se esperaban los “alumbramientos” guindas rumbo a diputaciones de mayoría y minoría, locales y alcaldes, pero nada. Los tiempos corren y se agotan en cuanto al Congreso de la Unión, al cerrar registros al último minuto de marzo.

Ya hemos contado aquí la diversidad de presuntos “amarados” (listas) que resultan falsas… Los ánimos se desbordan pero hasta la hora de escribir estas líneas nada oficial.

En las últimas horas circuló una relación de cuatro “palomeados” rumbo a San Lázaro: Adriana Lozano, Erasmo González, Eduardo Hernández Chavarría  y Hugo Miguel Rojo, respectivamente por Matamoros, Madero, Tampico y Mante.

Sabíamos de los primeros, menos del último. Profesor de secundaria jubilado, radica en Soto la Marina desde donde emprendería su campaña.

Por aquello de que alguien lo desconozca, el VI ex el más extenso. Abarca 18 municipios, desde Miquihuana a Antiguo y Nuevo Morelos, González, Llera, Abasolo y la Marina.

Rojo fue candidato a alcalde de su pueblo en 2018 y en esta ocasión volvió a registrarse aparte de diputado local por el distrito 16, el más grande (territorio) también de los 22 que llega a La Pesca y anexas.

Las reelecciones de Adriana y Erasmo ya están muy cantadas, ellos serán, y Eduardo se perfila como la mejor opción para la región jaiba, llevando por la alcaldía a Olga Sosa Ruiz.

En esa democracia abierta que comenzaron a practicar, los jefes de Morena deben entender que hay gente que solo hace perder el tiempo porque no están probados en las urnas, carecen de experiencia, nadie los conoce y si alcanzaran a postularse morderían el polvo.

Ahora mismo sabemos que en Victoria son nueve los precandidatos por la presidencia: Eduardo Gattás, Enrique Yáñez, Juan Manuel Salinas, Ismael Valdez, Juan Enrique Lira, José María Alvarado, Janeth Garza Aparicio y Odilia Almazán. No hace falta especificar quiénes pierden el tiempo y hacen perderlo.

Entre ellos uno que tiene el “valor agregado” de violencia doméstica contra su mujer, y por negarse a pagar la cuota de manutención de sus hijos que dejó ¡en el otro lado! Donde ha vivido al menos los últimos 25 años.

En lo federal las campañas arrancan el domingo en la madrugada, cuatro de abril. Para el juego local abrió el registro pero no hay mucha prisa porque las campañas empiezan el 19.

Descomunal que en el distrito 14 –Victoria norte– ocho sean los “suspirantes”, en su mayor parte que solo estorban el proceso de selección: Judith Garza Aparicio (hermana de Janeth que quiere la alcaldía), Silvia del C. Reyes, Omar Karim Cervantes, Marco Antonio Pérez, José Pablo Martínez, Luis Fabián Paulín, Juan Manuel Reyes Barrón y Marte A. Ruiz Nava.

Usted, querido lector, puede distinguir quienes solo van de “paseo” y para hacer un currículum inexistente.

Y sobra gente en el distrito 15: Silvano A. Dosal, José Braña, Juan G. Castillo, Gilberto Avalos, Helga Ruth Vázquez y Juan V. Román Martínez ¿quién es el “bueno”? Se me hace que nadie.

Así como en Victoria, sobran en los restantes 20 distritos. No pichan ni cachan, no dejan batear y no sirven como “aguadores”. Usted puede hacer la selección a criterio para que no se ofendan.

Y murió la leyenda del magisterio de Tamaulipas, Luis Humberto “El Oso” Hinojosa, ave de tempestades que tuvo en su puño por tres sexenios el sistema educativo estatal.

Originario de Padilla, se fue a Nuevo León donde dirigió (1987-90) la Sección 21 del SNTE, que le permitió cobrar en una diputación federal.

Su excompañero de bancada, Manuel Cavazos Lerma, ya como gobernador, lo invitó a regresar a su tierra y se vino, primero como jefe de personal y luego subsecretario y operador político del PRI. Se le “escapó” la Secretaría General de la Sección 30.

Voces del magisterio lo relacionaron con la venta de plazas, que nunca se le comprobó en las investigaciones de la Procuraduría de Justicia.