“Decisión 21” cuestionada

0
141
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Clemente Castro González.-

Al fin de cuentas los problemas internos que se presentan en Morena tienen que ver, entre varios puntos, con la falta de una jefatura política y el método elegido para decidir sobre las candidaturas a cargos de elección popular.

Y es que desde el momento mismo en que el presidente, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, se negó a jugar el papel de “líder moral” del partido afloraron los apetitos de poder de las “tribus”.

Si bien el mandatario fue congruente y quedó bien con su conciencia, sin quererlo, dio una especie de banderazo para que se abriera la disputa por la dirigencia del instituto político con miras a las elecciones que se efectuarán en junio próximo y lo que será la sucesión del propio LÓPEZ OBRADOR.

De tal modo que la entonces secretaria General en funciones de presidenta, YEICKOLD POLEVNSKY, en lugar de hacer partido se dio a la tarea de generar las condiciones para seguir al frente de Morena.

Pero aún no tardaba de perfilar sus aspiraciones cuando desde el Consejo Nacional morenista, la lideresa BERTHA LUJAN, le marcó el alto y logró su destitución para colocar a ALFONSO RAMÍREZ CUELLAR mismo que, pese a su esfuerzo, terminó sucumbiendo a la voracidad de los grupos que querían apoderarse de las riendas del organismo.

Antes tuvo que apechugar las derrotas en los comicios de Hidalgo y Coahuila, en donde los gobernadores OMAR FAYAD MENESES y MIGUEL RIQUELME SOLÍS, de extracción priista, se metieron con todo a favor de sus candidatos, similar a los viejos tiempos.

Ahí no hubo contrapeso porque Morena actúo dividido y LÓPEZ OBRADOR se abstuvo de intervenir.

Previo a ello Morena sufrió un revés en Tamaulipas, en la competencia por el Congreso local, porque YEICKOLD entregó candidaturas a personas sin arrastre popular. Y los y las contendientes que tenían presencia en sus distritos no recibieron el respaldo debido de la dirigencia nacional.

Pero lo sucedido, guardas las proporciones, solo fue el preludio de la guerra intestina que se da en Morena, lo cual se reflejó en el proceso de elección de su presidente.

El triunfo de MARIO DELGADO CARRILLO, no fue factor de unidad y más debido a que se dejó una estela de dudas, dada su cuestionada victoria al haber derrochado cantidades de dinero cuyo origen no se ha clarificado.

El caso es que en la actualidad, el liderazgo de Morena no dista mucho de lo que se dio en el pasado reciente. Sucede que no pocos aspirantes a cargos de elección popular están inconformes al no ser tomados en cuenta y señalan irregularidades en la determinación de precandidatos.

He ahí el segundo punto de lo que decimos: no tener un método confiable para la selección de prospectos que levantan la mano para estar en la lucha electoral.

Cierto que hubo una convocatoria y se precisó que se aplicarían encuestas en determinadas circunstancias pero, parece ser que lo llevado a cabo solo caldeó los ánimos de no pocos participantes en contra de la Comisión Nacional de Elecciones y, en lo especifico, del dirigente, MARIO DELGADO CARRILLO.

Los que se asumen burlados y marginados y hasta militantes de base y guías morenistas, hablan de malas prácticas, entre ellas tráfico de influencias y aplicación del “dedazo”.

Dirigentes críticos de la talla del Senador suplente, ALEJANDRO ROJAS DÍAZ DURÁN, no convalidan las maniobras realizadas para designar precandidatos. El sostiene que “en política lo que no suena a lógico, suena a metálico”, para significar las transas que podrían haberse dado.

Cambiamos de asunto para compartirles que el Congreso tamaulipeco tuvo que dar marcha atrás en las reformas realizadas hace algunas semanas con la finalidad de homologar, con el ámbito federal,  lo del tema del desafuero.

Lo que hicieron los legisladores, palabras más, palabras menos, fue mandarle señal a la Cámara baja, que en caso de proceder el juicio de procedencia en contra del Gobernador, FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA, en la entidad eso no necesariamente aplicaría.

Pero poco les duro la actitud “soberna” a los diputados de la entidad debido a que, dese la Cámara de diputados federal, se interpuso una Controversia Constitucional en contra de lo efectuado por la legislatura tamaulipeca.

Se supone que esa fue una razón poderosa para que derogaran lo aprobado.

La verdad es que no es la primera vez que, desde el centro, les enmiendan la plana a nuestros diputados. Ya deben tener las orejas grandes.

En ese sentido, es factible que la legislatura actual pase a la historia como la que mayores reveses ha recibido.

AL CIERRE

Resulta que siempre si, GUSTAVO CÁRDENAS GUTIÉRREZ, hizo la travesura y se inscribió a fin de participar en la campaña electoral por las siglas del Movimiento Ciudadano (MC) que, dicho sea de paso, esta bajo su control.

Si bien, en principio, el amago puntilloso del ex munícipe apuntaba hacia la alcaldía, consideró que lo mejor era entrar a la contienda pero por el 14 distrito con cabecera en Victoria.

Cabe apuntar que la ex diputada federal, ELVA LIDIA VALLES OLVERA, estará en la lucha electoral en busca del triunfo en el distrito 15.

ELVA cuenta con experiencia en la política y ella, similar a panistas reconocidos, decidieron buscar nuevas oportunidades ya que su otrora partido los y las hizo a un lado. Y eso que se la partieron para que se diera la alternancia en Tamaulipas.

El MC también destapo a DANIEL GONZÁLEZ TIRADO para la presidencia de Victoria.

+.-En Morena, al cierre de ésta colaboración, seguía el acelere de los prospectos y el hermetismo de la dirigencia.