Mi vida ya no es igual: paciente de covid

0
83
secuelas covid
Los recuperados de covid-19 presentan secuelas a más de un año
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Nubia Rivera / El Mañana.-

Reynosa, Tam.- A más de un año de cuarentena decretada por la pandemia, pacientes recuperados del Covid-19, enfrentan las secuelas, porque no todos logran recuperarse al 100 por ciento, ha sido más de un año de cuidados, donde el reto es seguir con vida.

Raúl, de 24 años, estudiante universitario en Reynosa, aunque estaba en clases en línea, se contagió del Covid-19.

Inició el 26 de julio del 2020 y en 15 días sufrió los síntomas que primero fueron dolor de cabeza y calentura muy fuerte, que luego se le quitaron con una pastilla, pero los siguientes días le dió dolor de estomago, posterior gripa y estornudos.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Médicos y enfermeros se arrodillan para rezar por pacientes con Covid-19

 

Luego comenzó a perder el olfato y el gusto, mientras avanzada el tiempo, comenzó con la dificultad para respirar, incluso tuvo a la mano su tanque de oxígeno, al terminar la enfermedad le quedaron secuelas.

«En la noche del 30 de julio me desperté porque sentí como si se me hubiera roto algo por dentro, en el área del tórax y empece a tener dificultad para respirar, nada grave, y fue aumentando la falta de aire, por más aire que yo jalaba no conseguía respirar bien», dijo.

Raul pasó semanas en casa, apoyado por su familia, ahora sigue estudiando desde casa, pero con secuelas como debilidad, calambres, mala circulación de la sangre, flemas que se incrementaban en aire fresco y se le tapaban las vías respiratorias, además que el pecho se le inflamó.

 

EL CASO DE ALMA

 

En año pasado, en el mes de agosto, justo pasando el pico de la pandemia, Alma N, enfrentó el virus, ella trabajaba en una casa, atendiendo a niños, la dueña de la casa la contagió, por lo que tuvo fiebre, perdió el olfato y el gusto, incluso batalló para respirar, pero leve, aunque ya se ha recuperado, le quedaron secuelas.

«Me dio bastante temperatura, tenía mucho sueño, luego perdí el olfato y el sabor, estuve así por unas dos semanas, batallé para respirar leve, gracias a Dios, pero si batallé, y no me daba hambre, cumplí mi aislamiento», dijo.

Y argumentó: «Poco a poco me fui recuperando, pero no quede bien, me duele la espalda constantemente, y me canso rápido al caminar, antes no me pasaba».

 

CASO DE ARACELY

 

El año pasado Aracely de 31 años, trabajadora de eventos sociales, se contagió de Covid-19, empezó con calentura, luego la perdida de olfato, que ya no le ha regresado al 100 por ciento, duró semanas aislada.

«El año pasado me contagie, se me fue el olfato, y dure mucho tiempo, me regresaba el olfato, se me iba, pero además me ha dejado secuelas de cansancio y cualquier baja temperatura me enfermo, me tuvieron que dar medicamento para mis pulmones, ya no quedas igual», recalca en entrevista para EL MAÑANA.

Traumas, fatiga, ansiedad y estrés

En el seguimiento realizado a los pacientes ingresados, los resultados de un importante estudio revelan la persistencia de:

Recuerdos traumáticos asociados a la enfermedad y la hospitalización en un 30.4%.

 

Fatiga 19.3%.

 

Dificultades de memoria 18.9%.

 

Irritabilidad 12.8%.

 

Síntomas de ansiedad 12.3%.

 

Problemas de insomnio 12.1%.

 

Estado de ánimo depresivo 10.5%.

 

En relación con el diagnóstico de trastorno mental, en el primer año después de la enfermedad, uno de cada tres pacientes (32.2%) desarrolló trastorno por estrés postraumático (TEPT).

Un 14.9% presentó trastorno depresivo y un porcentaje similar (14.8%), trastornos de ansiedad.