No debe negarse el apoyo a la democracia

0
46
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Héctor F. Saldivar Garza.-

Para quienes desconocen el origen y la concepción de democracia, mencionamos que surge en Grecia aproximadamente en el siglo VI A. C., en tiempos que esta nación dominaba gran parte del orbe, lo cual se precisa entre el siglo XII y VI a. C.

Su concepción tiene relación directa con sus raíces, las cuales son demos y kratos. La primera significa pueblo y la segunda poder. De tal manera que se define como el poder del pueblo. Obviamente, si el pueblo llega a poseer el poder máximo en un lugar determinado, puede asegurarse que ahí se hace lo que la sociedad en lo general considera prudente.

Revisando a México y el contenido democrático que posee, observamos diversas cuestiones que iremos comentando a continuación,  con el objetivo de comprender cuáles son las razones por las que algunos grupos de la sociedad se oponen a que avancemos sobre su entorno.

Si nos remontamos hasta la edad media, a la llegada de los españoles a la región geográfica donde hoy se ubica nuestro país, los invasores se sorprendieron de la forma en que estaban organizados la dirigencia y la sociedad que gobernaban. Por ejemplo, cada determinado tiempo un grupos de personas colaboradores del dirigente máximo Emperador Moctezuma, visitaban las casas de los pobladores para preguntarles sobre lo que se les ofrecía, anotando en una relación su comentario. Poco tiempo después al ser los documentos revisados por los ayudantes del Emperador, establecían acuerdos sobre las acciones a realizar en torno a cada punto, lo que principalmente se traducía en satisfacerles sus necesidades.

Este proceder de las autoridades los hacía acreedores a un gran reconocimiento de sus dirigidos. Por ejemplo en el caso de los militares destacados,  el sentimiento puro de reconocimiento social  del pueblo, era legado incluso para la nueva generación, los hijos de sus jefes a quienes respetaban por el simple hecho de ser parte de la familia de sus guías, los cuales eran ubicados ahí por sus grandes dotes para el manejo de las armas y su valentía desplegada en las batallas que realizaban cada ocasión en que participaban. Recordemos que tales acciones bélicas eran realizadas cuando no se lograban acuerdos entre pueblos demandantes y demandados con respecto a determinada exigencia de la parte del Imperio.

Sin embargo, al ganar la guerra los conquistadores, su proceder se abocó a destruir la organización y cultura en lo general, de tal forma que cuando se logró la liberación de lo que hoy representa a México, resultó comprobado que aquellos tres siglos de conquista fueron tan destructivos que además de habernos afectado rompiendo principios progresistas, mediante el mestizaje nos impusieron una cultura en muchos aspectos contraria a las costumbres desplegadas durante gran cantidad de tiempo; y tan penetrante en algunos casos, que no se ha erradicado del proceder del mexicano, si citamos como ejemplo a la corrupción, la simulación, carencia de principios y valores humanos, la práctica de la falacia o mentira, el racismo, la misoginia, entre una variedad de conceptos.

Podemos afirmar que la sociedad mexicana ha sido descuidada en lo general por los gobiernos, ya que si bien hemos tenido fuertes atropellos que nos han restado oportunidad de organizarnos para superarnos como todo lo señalado por la historia donde se incluyen las guerras o intervenciones armadas y políticas con Francia, Inglaterra y los Estados Unidos; también es verdad que tuvimos oportunidades de avanzar en el último tercio del siglo XIX,  tres cuartas partes del siglo XX y primeros dos decenios del siglo XXI, y no se ha logrado un desarrollo humano significativo.

Comprendemos que lo pasado ya se comenta solo como historia y puede servirnos la revisión de errores cometidos, pero lo más importante está en el porvenir, que exige analizar lo que está bloqueando las posibilidades de mejorar y qué hacer en lo sucesivo.

Al analizar a los países de mayor desarrollo internacional, que guardan un equilibrio manifiesto en toda su sociedad, detectamos que viven en democracia, y nosotros estamos muy distantes de lograrlo. Entonces queda claro que uno de los objetivos es pugnar por democratizar cada vez más a nuestra nación.

Si pretendemos realizar acciones hacia ese objetivo, debemos reflexionar con profundidad sobre ¿qué ha contribuido para que no se presente su desarrollo?

Mi opinión  es que durante el siglo XIX la dictadura de un personaje como Porfirio Díaz, quien primero se alió con terratenientes y posteriormente les dio la espalda para buscar industrializar al país, fue determinante en la crisis que generó la Revolución Mexicana.

Ya en este proceso y habiéndose exiliado en Francia, los que lideraron fueron aquellas personas provenientes de altos niveles económicos y con menos arraigo en las clases populares, que eran quienes exigían los cambios significativos. Estos dirigentes, excepto  Lázaro Cárdenas, no se interesaron en el avance social de las mayorías y con esta misma tónica continuaron los diversos gobiernos priistas, hasta llegar   al gobierno de Carlos Salinas donde se aplicó el modelo neoliberal que ocasionó una crisis mayor, la cual tras varios sexenios de gran desorden obligó a una revisión detallada para realizar cambios trascendentes.

El pueblo captó esta debacle y optó por votar a favor de Morena,  quien debe mejorar a la sociedad y se ha propuesto una transformación pacífica en todos los órdenes posibles. Uno de los cambios tendrá que ser ampliar y profundizar la democracia.

 

 

Los grupos que nos han gobernado han sido principalmente de los sectores con mayor alcance económico, y/o gente que se ha corrompido en su ascenso al poder político, los cuales no han apreciado al pueblo, pero con el presente gobierno federal nuevas ideas están permeando al país y algunos cambios están aplicándose que deben valorarse .

Observando con claridad no podemos negar que quienes están obstruyendo el avance social son los grupos de mayor poder económico que ven en riesgo su posibilidad a futuro. Los que han recibido apoyos generales en los pasados gobiernos corruptos afectando los intereses sociales, se muestran así por su  pérdida de canonjías, y otros más están en esa postura porque piensan que se pretende un gobierno con tendencias socialistas.

Sin embargo todo indica que no se pretende la aplicación de teoría política económica alguna, y si se trabaja con ánimo social y dentro de la Ley, todos podremos avanzar. Pero si debe considerarse, que es indispensable enmendar los daños profundos del pasado, para que la barca del pueblo navegue en equilibrio y por aguas tranquilas.