El grito de César: ¡Tu quoque fili mi..!

0
115
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Pérez Ávila

Días antes de ser atacado en el capitolio romano, un adivino le advirtió a Julio César que moriría en los idus de marzo. El emperador alcanzó a verlo cuando se dirigía al Senado y le hizo ver divirtiéndose: -Ya están aquí los idus de marzo y, yo sigo vivo. La respuesta fue reiterativa: Sí, pero todavía no han pasado.

Cuenta la historia que Julio César defendió su vida con férreo heroísmo, ante el azoro del grupo agresor, sin embargo, al observar entre sus atacantes a su hijo adoptivo Bruto, dejó de ofrecer resistencia con un reproche perpetuado por la historia: Tu quoque fili mi?

No es un destino común, empero tiene repercusiones en las relaciones sociales, en los compromisos conyugales, en los negocios y las transacciones bursátiles y, sobre todo, en el mundo siempre turbulento de la política.

No cito nombres. La prensa se ha hecho cargo de citar al colectivo numeroso que ha sido emplazado, según la misma fuente, para colaborar con la Fiscalía General de la República, en sus indagatorias sobre el origen de la inocultable riqueza del gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

De acuerdo con las filtraciones utilizadas para armar la información periodística, ante la posibilidad de perderlo todo, el gobernador asediado intentó negociar su abdicación, entregando la gobernatura ganada en 2016, pero su estrategia falló. A ese respecto, se puede conjeturar que no constituyó una falla y sí un rechazo del Fiscal y, de manera categórica, una negativa del titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, quien se estaría negando a negociar.

Creo oportuno definir, con meridiana claridad, mi actitud en un asunto de tantísima gravedad. Yo no estoy con el gobernador. Yo tampoco estoy en contra del gobernador. No soy amigo del encumbrado político, cuya trayectoria en los negocios públicos son, de verdad, de cierto, realmente apantallantes. Ha sido todo, menos presidente de la República. Tampoco soy su enemigo. Si consigue probar que todo cuanto se mueve en su contra desde el sinistrórsum palaciego, es una consecuencia de su actitud en contra de la Cuarta T, lo consignaré en su momento. Si, por lo contrario, falla, pese a todo su esfuerzo y todo el talento que, en su defensa ponga su carísimo abogado, también lo daré a conocer.

Sostengo que, la primerísima obligación de quien se dedica a normar criterios, consiste, en decir siempre la verdad, manejandose con absoluto respeto a la inteligencia de quien lo sigue.

Percibo, en el ambiente mediático creado por el periódico «El Mañana» de Nuevo Laredo, una moderación en el tono, una índole de zanjamiento del antagonismo. Marginando suspicacias, se puede colegir algo, alguien, de astucia notable, ha conseguido una tregua.

El asunto de Carlos Romero Deschamps, así paresca jalado de los pelos, puede contibuir al peliagudo, al caso erizado de dificultades, del gobernador del estado, Francisco Javier García Cabeza de

Vaca. Espere programas.

Con los diputados panistas en el Congreso Local, actuando como acémila musical, dando un paso para adelante y otro tanto para atrás, el gobernador puede emplazarlos, espetándoles: «Ustedes también, hijos…..»

SUI GENERIS: Salgado Macedonio es odiado y amado, repudiado y reverenciado, luz y oscuridad, sacro y profano, bendito y maldito. Ha provocado una guerra entre Morena e INE….Es un caso más que singular. Yo lo considero el Leviatán tóxico que dañará el ámbito político, de por sí, tan rácano.

GIRÁNDULA PASMADA: Sólo un estúpido mete un dedo en agua hirviendo, para detectar si ya está tibia.