Necesario que padres estén atentos en la clasificación de videojuegos

0
29
Tiempo aproximado de lectura: < 1 minuto

Por Chantal Martínez Díaz.-

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El tamaulipeco Rodolfo González Valderrama, Director de Radio, Televisión y Cinematografía de la Secretaría de Gobernación, consideró que ante la reclasificación de los videojuegos, es necesario que padres y madres de familia estén atentos y familiarizados con los contenidos.

Además, dijo que se ha «mexicanizado» la misma reclasificación pues la cultura nacional dista de la europea y estadounidense, tanto en educación como en valores.
Desde el año pasado, dijo, la Segob generó un nuevo sistema de clasificación en México para quedar de la siguiente manera:

Clasificación “A”: Significa que es apto para todas las edades y público. Puede que contenga una cantidad mínima de violencia de caricatura, de fantasía o ligera, o uso poco frecuente de lenguaje soez moderado.

Clasificación “B”: Contenido para adolescentes a partir de 12 años, se presenta ligera violencia de caricatura, de fantasía, uso de lenguaje soez moderado o temas insinuantes mínimamente provocativos.

Clasificación “B15”: Contenido para mayores de 15 años, Los videojuegos pueden contener violencia, temas insinuantes, humor vulgar, mínima cantidad de sangre, apuestas simuladas o uso poco frecuente de lenguaje fuerte.

Clasificación “C”: Contenido no apto para personas menores de 18 años, pueden contener violencia intensa, derramamiento de sangre, contenido sexual o lenguaje fuerte.

Clasificación “D”. Contenido extremo y adulto; apto sólo para mayores de edad. Pueden incluir escenas prolongadas de violencia intensa, contenido sexual gráfico o apuestas con moneda real.

«Ante esta reclasificación la obligación que tenemos como padres es poner atención a lo que ven, juegan y participan nuestros hijos», sostuvo González Valderrama.
Aunado a ello, los participantes en la cadena de consumo deben respetar el etiquetado y la clasificación de la Secretaría de Gobernación.
El Director de RTC explicó que clasificaciones tenían que adaptarse al mercado mexicano y es en lo que trabajaron las autoridades nacionales.