Incendios forestales son irresponsabilidad

0
15
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.-
El deterioro que se va generando con la siniestralidad de hectáreas de arboledas o arbustos menores, producto de deforestación por la presencia de incendios forestales, incide en una menor captación de agua.

Si bien Tamaulipas dispone de poco más de tres millones de hectáreas de bosques activos, propensos a conflagraciones de ese tipo, afortunadamente hasta ahora no han sido afectados, destacó Romero Flores Leal.

El Subsecretario Forestal y Pecuario, en la Secretaría de Desarrollo Rural (SDR) admitió que en muchas de las ocasiones en las que se generan incendios, es por irresponsabilidad, descuidos o errores de las personas.

Aun cuando las condiciones mejoraron en la mayor parte de los municipios de la entidad, producto del último sistema frontal que trajo precipitaciones pluviales, consideró también que la temporada de incendios forestales apenas inicia.

Por ello, consideró importante la prevención, para que la sierra Tamaulipas y los bosques con que cuenta la entidad no se vean afectados con la presencia de incendios forestales, como paso en Arteaga, Nuevo León, donde se perdieron miles de hectáreas.

Además de que los bosques propician una mayor captación de agua y oxígeno, ayudan a la recuperación económica y la generación de empleos, sobre todo en esos lugares donde se pondera ese atractivo para la visita de turistas.

En la medida en que se destruye los bosques, en ese porcentaje de reducen las posibilidades de captación de agua, “de ahí la importancia de preservar nuestros recursos naturales”, indicó.

Flores Leal aseguró que lo siniestrado hasta ahora por incendios, no han afectado los bosques, aunque supo reconocer que no están exentos de un impacto de esa naturaleza, sobre todo por la mano del hombre.

Declaró que lo siniestrado por los incendios, hasta ahora, corresponde a matorrales, arbustos y hoja seca que se ha ido generando, producto de fuertes sequias y bajas temperaturas que generan material combustible en el campo.