Morena podría ganar cinco de las principales alcaldías

0
322
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

El Movimiento de Regeneración Nacional acaba de enviar un paquete de candidatos muy poderosos a las alcaldías de las principales ciudades tamaulipecas. De esta manera, urbes como Madero, Matamoros, Victoria, Reynosa y Nuevo Laredo podrían amanecer, el lunes siete de junio, vestidas de color guinda.

Analicemos uno por uno, la mayor parte los municipios más populosos de nuestro estado.

Ciudad Madero.- Considerado por propios y extraños como el bastión electoral morenista más acorazado y que está llamado a obtener una de las votaciones más altas, con el candidato Adrián Oseguera Kernión, a dos semanas de que den inicio las campañas constitucionales, mantiene contra la pared a sus adversarios panistas. Y les saca una ventaja de dos votos contra uno.

Matamoros.– En la ciudad de Matamoros, el permanente trabajo de modernización en temas de pavimentación, alumbrado público e infraestructura educativa, entre otros, coloca al alcalde morenista Mario López Hernández como una garantía de triunfo electoral. El maestro López Hernández cuenta con todo el aval del CEN morenista, y es un hecho que van con todo por el triunfo.

Aquí, en Ciudad Victoria, el síndrome “Xico” sigue permeando al ayuntamiento interino.

Abulia para cumplir las promesas de campaña, entre ellas el abasto de agua, constituyen algunos de los motivos más fuertes del hartazgo. Todo lo anterior se combina con una presencia cada vez más contundente del candidato morenista Eduardo “Lalo” Gattás.

En Reynosa, pese a las polémicas y controversias desatadas con la postulación de Carlos Peña Ortiz a la alcaldía por los colores morenistas, lo cierto es que la candidatura del hijo de la alcaldesa Maki Ortiz Domínguez le inyectará un enorme punch a la campaña. En consecuencia, podrían combinarse dos poderosos factores municipales, como sería la marca MORENA y la imponente estructura del ayuntamiento para derrotar a un PAN cabecista que estaría prácticamente acorralado y aislado en su propia tierra.

La candidatura de makito se ve también como una evidencia más de que el presidente Andrés Manuel López Obrador busca pegarle a la marca Tam donde más le duele, o sea, derrotarlo en su misma ciudad de origen.

Y finalmente, en Nuevo Laredo, la candidatura de Carmen Lilia Cantú Rosas está creciendo mucho entre un electorado que no ve con buenos ojos a una panista al vapor, como Yahleel Abdala. Esta candidata oportunista sigue sin conectar con el voto duro del panismo neolaredense. Y al mismo tiempo recibe la condena de sus ex correligionarios priistas.

Quienes viven de cerca la elección de Nuevo Laredo, creen que Carmen Lilia tiene amplias posibilidades de convertirse en la próxima alcaldesa de la frontera más septentrional de Tamaulipas.

 

URGE OPERACIÓN CICATRIZ EN MORENA TAMAULIPAS

El reciente proceso de selección interna en el morenismo tamaulipeco ha generado múltiples heridas entre los grupos perdedores, lo cual amerita un fino trabajo de diálogo y de reconciliación, que hasta ahora no se ha dado. El personaje que está llamado a coordinar esta etapa, tratando de que las sangrías hacia el interior del Movimiento de Regeneración Nacional resulten lo menos costosas, políticamente hablando, es el actual delegado Ernesto Palacios.

Hasta ahora no sabemos de qué dimensión vayan a ser las consecuencias de este parto político de carácter interno, cuyas sobaditas aún no aparecen por ningún lado. Lo que sí se puede saber con certeza, es que el PAN cabecista está aprovechando el río revuelto para sembrar la confusión y revolver aún más el agua.