Candidatos y campañas

0
43
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Melitón Guevara Castillo.-

Tarde o temprano los plazos se cumplen. Y les llegó la hora a los candidatos a diputado federal, que son nueve. Ahora sí, como quien dice, hay que tener cuidado con los candidatos; andarán, si no de la greña, sí muy activos dándose baños de pueblo… acordándose de aquellos que, por ser pobres, son mayoría y su voto cuenta, que cuenta. Por eso, Oscar Almaraz, del PAN, inició su campaña en la colonia más marginal de la Capital tamaulipeca.

Lo que resta del mes de abril y mayo seremos bombardeados con publicidad política; llena de promesas, unas que difícil van a cumplir… por decir, un diputado federal, o local, su tarea es hacer leyes; y ya en plan de proselitismo, gestionan apoyos para sus ciudadanos, pero no pueden ofrecer obras públicas, ni mejorar la oferta laboral, menos incrementar el salario o bajar las tarifas de la luz.

 

SELECCIÓN DE CANDIDATOS

Cada partido político tiene el deber, la responsabilidad, de promover la participación democrática; en tal circunstancia, no se debe olvidar que hay protocolos o reglas que deben cumplir. Una de ellas, sin la menor duda, es elegir a sus candidatos apegándose a sus propias reglas, es decir, a sus estatutos y convocatorias. En este sentido, resulta una mala señal lo que está sucediendo en Morena.

Cito dos casos: el de Reynosa donde hubo hasta 12 precandidatos apuntados, que cumplieron en regla, en forma y tiempo, y al final resultó que el nominado es Carlos Peña, mejor conocido como Makito; nominación que se atribuye a las gestiones y trámites de su mamá, que así busca heredar a su hijito el gobierno municipal. ¿Se fractura ahí Morena y le dejarán el campo libre al PAN?

El caso de Tula es el reverso de la medalla. Ahí el candidato seleccionado es Alfredo Castillo Camacho; empresario hotelero, a quien podrán acusar de todo, menos de no hacer talacha a favor de Morena, tanto ahí en la población como en los ejidos y comunidades la gente bien que sabe quién es Alfredo. Sin embargo, resulta que Ana María Moctezuma, Grimaldo Tobías, Cruz Walle Meza y Pedro Zúñiga cuestionan su candidatura y asumen que, con él, Morena perderá las elecciones.

 

EMOCIONES Y PASIONES

Yo no sé, no me consta, que en el caso de Tamaulipas, su política y proceso electoral, haya bots, pero si ustedes revisan las primeras publicaciones en las redes sociales van a encontrar dos posiciones: una de loas y virtudes para los candidatos y otra de lo contrario. Lo grave, por otra parte, que veo como de pronto, unos y otros se enfrentan, discuten, polemizan, y ante lo reiterado de posturas y argumentos unos no se miden para etiquetar adjetivos negativos, tanto a candidatos como a quien postea.

Los candidatos, quizá por la legislación, no hagan pronunciamientos de ese tipo. Pero el trabajo sucio, se entiende, lo hacen los integrantes de su cuarto de guerra; tienen que provocar al adversario, hacerlo que se salga de su guión, que pierda tiempo. Y la mejor forma de hacer enojar a cualquiera son los calificativos que descalifican o sacar los trapos sucios, con tal de manchar la imagen o prestigio del candidato… claro, si es que tiene. Explotan las emociones y pasiones del ciudadano.

 

¡ESTAMOS EN CAMPAÑA!

Los candidatos, y su equipo de campaña, tienen como tarea conocer al elector. Conocer sus necesidades, de ahí entonces su propuesta de campaña. En la elección anterior, por ejemplo, Lalo Gattás hablaba de la necesidad del segundo acueducto; y hace días Pilar Gómez difundió que fue a la Conagua, precisamente a proponer y a gestionar esa línea. Van, entonces, van a hacer propuestas que llamen la atención, que explote emociones y necesidades de la gente.

Sigo insistiendo, en lugar de hacer propuestas, los candidatos deben decirnos específicamente que van a hacer: el diputado, qué propuestas presentará como legislador; el que sea alcalde, que obras o cómo va a resolver uno u otro problema… que no sean como Xicoténcatl, que ofreció terminar en un dos por tres el problema del agua y resultó peor, ni siquiera gobernó.

No les podemos exigir hechos, pero sí propuestas y proyectos necesarios y factibles.