Que ya se acabe

0
28
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Bola en Juego/Rubén Jasso.-

Ganar los siete puntos restantes y esperar una milagrosa combinación de resultados sería la opción de Correcaminos en este cierre de torneo en busca de “colarse” a la Liguilla quizás como el último invitado…pero a fuerza de ser sinceros… ¿Para qué?

Por lo pronto, esta tarde Correcaminos recibe a Celaya, que después de estar por varias semanas en el lugar más alto de la tabla, en fechas recientes perdió “gas” y cayó al tercer lugar luego de tropezar ante los Leones Negros de la UdeG en la jornada 13, resultado que se combinó con la victoria de los Mineros sobre Venados en condición de visitante, “brincando” los de Zacatecas al subliderato.

En lo que se refiere al compromiso de esta tarde, Correcaminos llegará motivado al Marte R. Gómez para recibir a los Cajeteros luego de vencer a domicilio a Pumas Tabasco tras un año completo de no ganar en patio ajeno, aunque los Toros buscarán que sean los azulnaranjas el escalón que necesitan para volver a levantarse en la recta final del torneo.

El equipo dirigido por Israel Hernández llega a este compromiso con 23 unidades, mientras que el equipo de Hibert Ruiz cuenta con 14 puntos y se ubica en el penúltimo escalón de la competencia.

Y si bien es cierto que Correcaminos ha mostrado cierta mejoría tanto en el partido frente a la Jaiba Brava como el anterior ante Pumas Tabasco, la realidad es que dos victorias en el cierre de torneo no salvarán el mal torneo que ha hecho el conjunto universitario, al que simple y sencillamente no se le han dado las cosas en esta Liga de Expansión MX.

En el presente torneo se cuenta con un mejor plantel en relación al semestre pasado, sin embargo, por diversas razones el club universitario se fue rezagando, mientras que otros equipos como el Atlético Morelia, Mineros, Celaya, Cimarrones y varios más se tomaron en serio su papel en esta nueva Liga y más allá de que otorgue “títulos de chocolate” como los mismos jaibos lo dicen, el equipo de Victoria ha sufrido en serio, situación que viene padeciendo desde hace por lo menos cinco años, con excepción del Clausura 2020, cuando “pintaba” para cosas grandes y la pandemia del covid-19 y otros intereses echaron todo por la borda.

Ante este panorama, lo mejor sería cerrar con dignidad el presente torneo y enfocarse en el que sigue y aunque la afición pide a gritos la presencia de Jorge Urbina como técnico y una mayor apertura para los jóvenes victorenses, por el momento no se ve un horizonte tan claro para el conjunto universitario por el tema del factor económico y lo mejor será esperar unas semanas más para saber a ciencia cierta que destino le depara al equipo de Victoria. Gracias y hasta la próxima.