¿Santos o pecadores?

0
124
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Dhena Mansur Sánchez.-

Empecemos con lo más trascendente. Desde el domingo arrancaron las campañas a las diputaciones federales, y ya se empiezan a ver en las principales avenidas los rostros de los candidatos.

La propaganda, como bien sabemos, es una actividad lícita que puede influir decisivamente en el voto, y eso se demuestra en el gasto que la mayoría de las veces hacen los partidos políticos.

A diferencia de antier, que fue la fecha para candidatos a diputaciones federales, lo será para diputaciones locales y alcaldías hasta el 19.

Seguramente escuchaste que las elecciones 2021 serán las más grandes en la historia del país. ¿Conoces el motivo? Lo serán no solo por el crecimiento del número de electores, sino también por el número de cargos que se elegirán, pues las 32 entidades del país tendrán elecciones locales concurrentes con la federal. Se trata de un total de 21 mil cargos de elección popular, si a las cifras nos remitimos.

Por otro lado, esta jornada se topa con dos tipos de crisis: la primera, y que no es nada nuevo, es la crisis de confianza por parte del electorado, sumándole el hartazgo y el descontento a causa de promesas que siguen sin cumplirse. Y la segunda, la crisis sanitaria.

¿Qué opinas del arranque de los que quieren llegar a ser diputados federales? ¿Era lo que esperabas? ¿Te sientes seguro o expuesto?

Realmente se esperaba otro tipo de proselitismo, un proselitismo distinto al de siempre, tal vez algo más lejano y a la vez cercano, un altavoz acaso, pero no el contacto directo con la gente. ¿Dónde quedó la sana distancia? Que Dios nos agarre confesados, porque serían 60 días así, y eso preocupa. Todavía falta ver cómo proceden los candidatos que aún no arrancan campañas. Se les agradecerá que consideren la salud del elector.

Y hablando aún de pandemia, pero ya con otro tema, ¿qué tal tu Semana Santa? ¿Saliste o te quedaste en casa?

A diez días que termine el actual decreto con sus distintos lineamientos, al menos durante los días santos, lo que nos obligó a ser prudentes fue la madre naturaleza, que contrario al calor que se esperaba, nos regaló un sistema frontal, afectando la temperatura y de esa manera hizo que muchos turistas optaran por dejar de acudir a las playas del estado, y aun así hubo una afluencia considerable en cada una de ellas. La playa Miramar fue el ojo del huracán, convirtiéndose en la elección de la mayoría de los turistas, incluso del vecino estado de Nuevo León, que por lo general acudían a la Isla de Padre en tiempos que ni se pronunciaba el coronavirus y en los que se podía viajar de manera normal a EU. Y cómo omitir ese impresionante avistamiento de tiburones en Oaxaca, hecho que definitivamente causó temor y ahuyentó también a los vacacionistas. Así que, bueno, al menos si muchos siguen sin entender, en esta ocasión algunos fueron responsables, ya sea por frío o por miedo, y eso ya es ganancia.

Como moraleja, posterior a Semana Santa, te hago una cordial invitación a reflexionar, no hay mejor tiempo que este que engloba simplemente un periodo de arrepentimiento, consciencia y conversión en todos los sentidos. Hay mucho que meditar, mucho que moldear, y sobre todo, mucho que cambiar, solo piensa esto: si no lo hiciste mientras dejaste de lado tantas actividades esenciales como al inicio de la pandemia, será mucho más difícil (y hasta imposible) reflexionar cuando todo vuelva a la normalidad. No olvidemos ese reto que nos prometimos, ese de ser mejores personas ya cuando esto terminara. ¿Lo lograremos?

En resumen: ¿Te consideras santo o pecador?

Tengan muy presente que no viviremos para siempre, pero si nos cuidamos ¡viviremos más!.