¿Desafuero mediático o efectivo?

0
244
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

Ciertamente el tema del desafuero cabecista ha dejado de fluir en los medios nacionales, sin embargo, los plazos de esta Espada de Damocles, que pende sobre el sexenio estatal en turno siguen corriendo.

Entre la clase política del estado, se comenta que en su momento, habrán de manifestarse las acciones que ya se han publicitado, aunque para otros se trata solamente de una cuestión mediática.

Esta versión del desafuero mediático es enarbolada por el gobierno estatal del PAN, a tal grado que sus elites palaciegas parecieran más sosegadas y hasta cierto punto tranquilas. Pero hay quienes aseguran que atrás de esa aparente “normalidad” sexenal, acecha el temor de que el presidente AMLO haga efectiva la acusación canalizada a través de las instituciones punitivas de la llamada Cuarta Transformación.

En todo caso aquí la gran interrogante sería: ¿De no contar con las pruebas o los elementos probatorios necesarios, qué caso tendría que el Gobierno federal generara semejante escándalo, sobre todo a sabiendas de que si no actúan conforme a sus declaraciones y periodicazos, en lugar de debilitar al adversario, lo estarían fortaleciendo?

A partir de esta premisa, pensar que todo se quedará en un acalambre propalador de mala imagen suena descabellado, y hasta cierto punto desafortunado.

Por lo pronto en el lado de la cancha panista existen algunas señales que indican el grado de daño que a estas alturas ha provocado la guerra mediática de AMLO contra el gobierno cabecista. Uno de estos signos es que las astas de la marca Tam, que tanto éxito tuvieron en el 2016, hoy han sido canceladas.

Pero al mismo tiempo, es de reconocerse que el activismo y la operación de los candidatos del PAN siguen con todo. Una parte fundamental de esta estrategia, es la incontrolable entrega de despensas de la cual hablaremos más adelante, como una competencia cerrada contra las acciones desplegadas por los siervos de la nación del morenismo. La guerra populista por el voto entre Morena y el PAN en Tamaulipas, será memorable este 2021.

Es ingenuo pensar que todo lo que se está dando ahora en el estado, en el marco del enfrentamiento entre el Gobierno estatal y el federal, está al margen de la lucha política que desembocará en las urnas el seis de junio.

Para más claridad, y dicho de manera directa: en la próxima elección tamaulipeca, estarán en juego dos marcas; dos liderazgos; dos proyectos políticos, con nombre y apellidos: aun sin estar en las boletas, los personajes que entablarán una pelea el primer domingo de junio, con su horario legal de votaciones, se llaman: Andrés Manuel López Obrador y Francisco García Cabeza de Vaca.

La supremacía del poder, y muy probablemente el futuro inmediato de una gubernatura, serán incluidos en esta vorágine.

¡Hagan sus apuestas!

 

AMÉRICO ESTÁ SACANDO ADELANTE SINALOA

A pesar de que junto a Sonora, el estado de Sinaloa es actualmente una de las entidades federativas donde se pelea palmo a palmo, hasta ahora la ventaja sigue siendo para la causa morenista.

Justo por allá se encuentra como delegado el senador tamaulipeco Américo Villarreal Anaya, lo que significa que desde Palacio Nacional lo están sometiendo a un curso intensivo de lucha político-electoral, preparándolo para la candidatura a gobernador en el 2022.

Este martes, el legislador federal y fuerte prospecto para abanderar la Cuarta Transformación en nuestro estado, escribió en su espacio de las redes sociales: “Gran muestra de apoyo por parte del Fuerte Sinaloa, hacia nuestros amigos Rubén Rocha Moya y Gildardo Leyva”.

Llama la atención que mientras en otros estados, se han encendido los focos rojos de la discordia interna, en la tierra sinaloense, las cosas marchan bien, lo cual es un indicador de que, en dicho proceso interno se están poniendo de manifiesto, los buenos oficios del diálogo y la unidad, considerados como un importante distintivo del Senador tamaulipeco.

Villarreal Anaya es también el Presidente de la Comisión de Salud, en el Senado de la República, donde por cierto los morenistas le siguen ganando batallas mediáticas y políticas a la protagónica Lili Tellez, misma que volvió a fracasar en sus embestidas contra la estrategia obradorista de la vacunación, cuyos avances son incuestionables.

 

ZAFRA INFORMATIVA

Los intentos del PAN-gobierno por sabotear el proceso interno de las candidaturas morenistas sigue fracasando, y por lo que se observa, el actual proceso electoral, no será precisamente un flan para ellos como ocurrió en la elección del 2019, cuando estuvo en juego el Congreso local.