Desilusión nacional

0
60
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Teresa Medina Marroquín.-

La guerra política entre las dos principales fuerzas de poder, Morena y PAN, está llegando a niveles nunca vistos.

Ese choque llevado al paroxismo por causa del proceso electoral que se vive fue iniciado, con toda la metralla por Andrés Manuel López Obrador, quizá para dar a conocer que en este país quien manda es precisamente él.

Violencia que fue repelida por el PAN en su papel de segunda fuerza, adhiriéndose otros partidos como el PRI y PRD e incluso el MC y PES.

¿Qué fue lo que sucedió para que Morena en los poderes ejecutivo y legislativo federales haya decidido librar una guerra abierta contra los llamados “conservadores”?

A juicio de muchos se dice que al ver venir el Presidente de la República su enorme fracaso gubernamental, no tuvo otra opción que desplegar enormes cortinas de humo o distractores como las demandas judiciales contra ex funcionarios, así como contra políticos en el poder.

Por lo pronto en ese sentido el ruido parece estar funcionando, aunque no será para el resto del sexenio federal.

 

¿CÓMO REACCIONARÁ EL PUEBLO?

Añadido a lo anterior aparece la impresionante derrama de dinero público a favor de adultos mayores y apoyos a jóvenes y mujeres, más las becas y un montón de beneficios sociales con cargo al presupuesto público.

Esa estrategia ha llevado a construir una gigantesca estructura electoral que podría cantearse hacia Morena y sus aliados en estas elecciones que acaban de arrancar y disputarán 15 gubernaturas y la Cámara de Diputados.

Lo mismo ocurrirá cuando salgan a las calles también los candidatos que buscarán contender por las alcaldías y diputaciones locales.

Me pregunto si esto realmente sucederá o si el pueblo en las urnas dará un viraje inesperado reclamándole al Presidente sus fallas en seguridad pública, crecimiento económico, empleo, vacunas, feminicidios e impunidad de diversos funcionarios de su administración, entre otros.

Tampoco se trata de decir que el Gobierno federal no proceda a investigar los delitos cometidos por administraciones pasadas, pero si así fuera no lleva ni el uno por ciento, considerando los denunciados contra sus colaboradores y familiares. ¿Por qué no empezar por su propia casa?

Y ese mal gobierno ha llevado al país a padecer una inmensa desilusión nacional, temerosa de que México se convierta en Venezuela.

 

DESDE REYNOSA SE PERDERÍA TODO

Si esa es la perspectiva nacional entonces todos estamos ante una clase política que sólo finca sus proyectos en la cultura del poder, como es un hecho que, por ejemplo pronto recupere su candidatura en Guerrero, Félix Salgado Macedonio, sólo por ser muy amigo del Presidente de México.

Otro expediente abierto y vergonzoso es la candidatura de Carlos Peña Ortiz que buscará suceder a su propia madre, Maki Ortiz, en la Alcaldía de Reynosa, y cuyo dedazo, de Mario Delgado, ignoró grotescamente los méritos políticos de verdaderos morenistas que daban por hecho sus participaciones en la contienda interna.

Paralelo a esto acusan que fueron muchos los millones de pesos que salieron de la Tesorería de Reynosa a las cuentas bancarias del dirigente nacional de Morena.

Quiere decir que desde Reynosa se podría perder todo para Morena, no sólo por los aspirantes desplazados por los intereses descarados, sino porque el electorado castigará ese acto de corrupción. Eso puede suceder.

 

CANDIDATURA FEDERAL VS CANDIDATURA LOCAL

Quizá pronto verá el pueblo de Tamaulipas que un candidato a diputado federal de un partido enfrente a un candidato a la alcaldía de otros colores políticos. Curioso que lo federal se revuelva con lo local, pero así están de perturbados los tiempos.

¡Feliz miércoles!

[email protected]

@columnaorbe

columnaorbe.wordpress.com