La vacuna en Texas

0
102
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Marco A. Ramírez.-

La vacuna contra el covid-19 y vacunarse contra el mismo, son temas casi forzosos de conversación casual entre familiares y amigos independientemente de dónde se viva. Particularmente en la Perla Tamaulipeca, la primera dosis de la vacuna fue aplicada a los adultos mayores durante febrero con mucho mayor orden que lo que se vio para el mismo periodo en otras ciudades a través de los medios. Se supone que la segunda dosis debe aplicarse cuatro semanas después y ya estamos en abril; no es que se espere perfección pero al menos sí consistencia. De por sí hay muchas dudas alrededor de las vacunas y que encima de eso no se administren como debe ser solo genera desconfianza y psicosis.

Abundan las historias de mexicanos que “tuvieron” que irse a vacunar a Estados Unidos, particularmente a Texas, porque en México simplemente no veían para cuando. Estas historias, obviamente tienen componentes de verdad, de mentira y de fantasía. En este espacio de hoy se ofrece un análisis de cómo algunos mexicanos que no viven en Texas han tenido éxito en ser vacunados. No hay que perder de vista que los procesos de vacunación masiva en el estado de Texas se han ido ajustando a través del tiempo desde que llegaron las primeras dosis en diciembre del 2020.

Hay un requisito indispensable para poder ser vacunado contra el covid-19 en el estado de Texas: hay que registrarse. Ya sea para recibir la vacuna en un centro de vacunación masivo, en un hospital o clínica o en una farmacia (incluidas las de Wal-Mart y HEB). En ese registro, hay que indicar el domicilio (un domicilio) válido, número de teléfono y cuenta de correo electrónico. No hay validación de estatus migratorio por lo que los indocumentados también califican para ser vacunados pero… eso es precisamente lo que han aprovechado los mexicanos que viven en México para conseguir ser vacunados, con solo facilitar una dirección y un teléfono válidos en Estados Unidos, pueden completar su registro y después solamente esperar a que se les asigne una cita y un identificador para esa cita. El día de la cita, se hace la validación del identificador y se coteja contra la solicitud así como también con una identificación válida y oficial del solicitante. Para los mexicanos indocumentados la identificación no es necesariamente un problema porque el Consulado Mexicano otorga un documento (credencial) de identificación oficial que se llama Matrícula Consular. ¿Qué documento podría presentar un mexicano viviendo en México que solo viene a vacunarse? Esa es una de las incógnitas, tal vez decir “no tengo identificación”, “la perdí”, etc., sea suficiente para brincar esa barrera. Si se dan cuenta ya hubo dos obstáculos, la dirección en Texas y una identificación oficial que confirme que vives en Texas.

Si las dos condiciones anteriores no son suficientes como para decir “mejor me espero”, lo que sigue es todavía más complejo. Recuerde que la frontera de Estados Unidos está cerrada a turistas por la vía terrestre. Esa simple condición elimina a miles de Esperanzitos porque de nada sirve tener una cita si no se puede llegar al lugar de la cita. Las rutas aéreas siguen abiertas y esa ha sido la alternativa que han estado tomando los que aún quedan en este ya reducido universo de personas que se la han podido aplicar. Cuando hablo de rutas aéreas no necesariamente me refiero a personas usando líneas comerciales sino también a los que viajan en vuelos privados. Si se tiene la lana para volar en un avión privado, seguro que habrá un condominio en la Isla del Padre o en San Antonio con el que fácilmente y sin mentir se puede comprobar el domicilio. La incógnita sigue siendo la identificación.

En un escenario imaginario, el Gobierno federal de los Estados Unidos decide, al fin, abrir las fronteras y la raza se deja venir en manada a inundar sus típicos destinos en Texas. También se ofrecen vacunas a los turistas pero no de forma gratuita y no sin antes haber firmado un documento que excluye de responsabilidad a cualquier autoridad, organización o persona en Estados Unidos para el caso que hubiera alguna sospecha de complicación por causa de la vacuna.

En el centro de vacunación masivo del condado de Fort Bend que forma parte del área metropolitana de Houston, hay tres filtros de verificación de documentos antes de poder llegar a la vacuna. En cada filtro lo mismo, confirmación de la cita y verificación de la identificación. Los mexicanos en México que presumen haberse vacunado no están contando la historia completa, muchos lo hicieron con trampa, no es algo de lo que deberían sentir orgullo o satisfacción. Como dice el amigo Brincos Dieras, mejor duérmanse un rato.

Se dijo primero aquí. En una semana, otro escenario.

Avui no és demá.

Email > [email protected]

Twitter > @maramirezx