Las falsas promesas de campaña

0
133
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Me parece que lo primero que deben hacer los candidatos a las diputaciones federales es explicarle a la población cuál es la función de un legislador.

Y es que, a tres días de haber iniciado las campañas, hemos escuchado cada cosa, que solo confunde a los ciudadanos y, además, hacen falsas promesas… promesas que jamás van a cumplir.

Hay propuestas que no está en manos de un diputado hacer, pero lo andan prometiendo, y ello, de alguna manera, hace que al final del día la credibilidad de los legisladores se vaya por los suelos.

De por sí este sector es en los que la sociedad menos cree, y así andan hablando por hablar con tal de ganarse votos.

Casi, casi les prometen hacer un río para poder hacer luego el puente que nadie necesita.

Así están las cosas.

Y hablo en general, es decir, de candidatos de varios partidos de distintos distritos electorales, no solo de Tamaulipas, sino del país, pero que de alguna manera redunda aquí.

Por ejemplo, el domingo escuché a un candidato de Reynosa prometer la generación de 50 mil empleos. Sí, leyó usted bien: un candidato a diputado federal se comprometió a generar esa cantidad de fuentes laborales.

No es su función. Además, comprometerse a eso en un distrito fronterizo es una losa muy pesada. Prácticamente está duplicando la cifra anual que se estima para todo el estado.

Y no solo eso, también (y lo dijo con cierto énfasis que hasta él se la creyó) se comprometió a gestionar vacunas ¡para todos, ya!

Para empezar, en caso de ganar, tomaría posesión hasta septiembre, y su gestión rendiría frutos hasta enero del año que entra. Y él lo promete como si mañana lo comenzará hacer y su objetivo se cumpla dentro de 15 días.

Hubo otro candidato, allá en el sur, que dijo que impulsará un mayor desarrollo y bienestar para los tamaulipecos. No dijo cómo, no le explica a la gente en qué consiste su propuesta legislativa. Sólo se lanzó a plantear una supuesta agenda parlamentaria sin decirle la manera en que un diputado lo podrá establecer.

Y es que hay que tener en cuenta que no depende de ellos, sino que se trata de todo un proceso: presentar la iniciativa, que se turne a comisiones, que los integrantes de esas comisiones lo avalen y lo dictaminen, que lo agenden en la plenaria y que lo apruebe la mayoría de los 500 diputados.

Y sí, hasta ahora ningún candidato a una curul federal se ha planteado explicar la labor de un legislador y se lanzan a la calle a prometer cosas que, insisto, no está en sus manos resolver.

Les urge una buena estrategia de campaña.

EN CINCO PALABRAS.- También les urgen buenos asesores.

PUNTO FINAL.- “Por la boca no solo muere el pez, también el político”: Cirilo.

Twitter: @Mauri_Zapata