Enojo y arrepentimiento

0
124
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

El panorama en el campo tamaulipeco para quienes buscan un asiento en la próxima legislatura federal bajo la marca de Morena, es bastante desalentador.

Serán ellos los que pagarán las consecuencias del abandono en que el Gobierno federal tiene al campesinado desde hace más de dos años.

He platicado con dirigentes de varias organizaciones de agricultores en el centro y norte del Estado, y todos coinciden: “hay mucho enojo entre quienes vivimos del campo y eso se va a reflejar en las urnas”.

Agustín Hernández Cardona, presidente de la Unión Regional Agrícola del Norte (URAN), advierte de la urgencia de lograr una Cámara de Diputados más equilibrada.

“Necesitamos lograr un equilibrio en la integración de la próxima legislatura para tener posibilidades de recuperar los apoyos para el campo. Es la única manera de conseguir presupuesto”, precisa.

Dice que hay mucho arrepentimiento de las familias por el voto entregado en 2018, porque creyeron en las promesas de que al campo le iría muy bien, y ha ocurrido todo lo contrario.

“Nos quitaron todos los subsidios y ni siquiera quieren darnos un precio de garantía para el sorgo”, detalla.

Admite que algunos diputados federales de Morena, o partidos afines, como el PT, han intercedido por los productores de Tamaulipas, pero de nada ha servido porque no los escuchan.

“Algunos diputados, como “El Calabazo”, son de muy buenas intenciones, pero no son escuchados. Entonces, apoyar a los candidatos del presidente (Andrés Manuel López Obrador) no nos resuelve nada”, precisa.

Hernández dibujó muy bien el sentir del campesinado tamaulipeco, que es el mismo que existe en otras entidades agrícolas, como Sonora, Sinaloa y Chihuahua.

En todos esos estados, hay enojo generalizado.

Insisto: no podría ser de otra forma ante el maltrato que el Gobierno federal le ha dado a todo el sector agropecuario.

El malestar del campesinado ha sido patente a través de bloqueos carreteros y de puentes internacionales.

Los agricultores han hecho de todo para que el Gobierno federal, y en particular el presidente Andrés Manuel López Obrador, voltee a verlos, pero nada han conseguido.

Por eso, parece inevitable que el seis de junio desquitarán ese coraje.

Por cierto, aquí hemos insistido en la urgencia de darle vigencia al principio de la división de Poderes.

Para ello, es fundamental evitar que un solo partido éste al frente de más de un Poder. Cuando eso ocurre los riesgos son terribles. Lo estamos viendo ahora, con un solo partido dominando el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo.

 

EL RESTO

NERVIOSOS.- Nos dicen que hay muchos personajes panistas que andan exageradamente nerviosos por la posibilidad de ser llamados a ocupar interinamente la gubernatura del Estado.

El supuesto podría darse en caso de que el gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca, termine solicitando licencia para enfrentar, totalmente concentrado, el proceso de desafuero que solicitó en su contra la Fiscalía General de la República (FGR).

¿Y por qué el nerviosismo? Facilito: porque quien sea el elegido perdería su oportunidad para buscar la gubernatura, o cualquier otro cargo de elección popular, en el 2022.

Bajo ese panorama, hay varios que están cruzando los dedos para no ser ellos los que se saquen la “rifa del Tigre”.

Pero como diría el ranchero: “ni modo, es lo que hay”.

ASÍ ANDAN LAS COSAS.

[email protected]