Vacunas, kriptonita para el PAN

0
155
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Fernando Acuña Piñeiro.-

Extraño pero cierto: las miles de dosis de vacunas que están llegando a Tamaulipas para proteger al segmento poblacional de los adultos mayores, representan una bofetada con guante médico para las expectativas electorales de un panismo que, por lo que se observa, no tiene mucho que ofrecerle a las familias tamaulipecas.

Sus candidatos están recurriendo a la demagogia de anunciar la creación de cifras fantasiosas de empleos, y aunque usted no lo crea, también han prometido vacunas, cosa que ya de plano raya en la vil mentira y el engaño, pues todos sabemos que los famosos antígenos no están en venta para las administraciones estatales. Ante este tipo de limitaciones, los azules se han dedicado a regalar camisetas y mandiles.

En estos días de efervescencia electoral, la demanda social más socorrida, en el mercado de las urnas, es la vacunación. Los ciudadanos la ven como una manera de blindarse ante la pandemia y recuperar así, parte de esa libertad que les fue cancelada, con el enclaustramiento y toda la serie de limitaciones, derivadas de la nueva cultura, sanitaria.

Con todo y que vacunarse, no es la panacea ante las restricciones que vive el país, la verdad es que la vacuna viene a dar una bocanada de oxígeno a los sectores más vulnerables.

Atendiendo a este mismo enfoque, si el Gobierno federal obradorista logra aplicar en tiempo y forma la segunda dosis para los adultos mayores de 60 años y aplica la primera para los de cincuenta, entonces podríamos estar arribando al seis de junio, con un saldo social favorable al morenismo.

Lo que se observa es una carrera de estrategias político- pandémicas contra el tiempo. Nadie que se precie de ser analista en materia política, podrá negar que la vacuna juega actualmente un papel central en la percepción de los electores.

Y el manejo exclusivo del antígeno, corre a cargo del Gobierno de la República. A decir verdad, nunca antes los gobiernos estatales habían estado tan acotados y acorralados, en sus propios territorios. A todo lo anterior agréguele la lupa de las penalizaciones contra delitos electorales.

Mientras tanto, la vacunación está ganando terreno en Tamaulipas:

La idea, según se desprende de lo que se maneja en materia de información, es la de abarcar a toda la población adulta de Tamaulipas.

 

GUERRA DE OPERADORES TAMAULIPECOS EN NUEVO LEÓN

Un mano a mano entre dos operadores tamaulipecos reconocidos, se está dando actualmente en el estado de Nuevo León, donde el victorense Antonio Martínez Torres le está ganando la partida a Ricardo Gamundi Rosas. Toño está trabajando para la causa del candidato del PRI a la gubernatura Adrián de la Garza, mismo que ya encabeza las encuestas, y parece que al final va a derrotar a la morenista adoptada Clara Luz Flores.

Lo más vergonzoso para Gamundi, es que presume tener un doctorado marca “patito” por una universidad española, donde con tan solo inscribirse y pagar las cuotas académicas, ya garantizan el papel, con todo y fotos de toga y birrete.

Recordamos que la rivalidad en el terreno de la operación y estrategia política entre Toño Martínez y el nativo de tierras veracruzanas, avecindado en Tamaulipas, viene de muchos años atrás, cuando ambos prestaron sus servicios en los sexenios anteriores.

Por cierto, de ganar la gubernatura Adrián de la Garza, el hijo de Toño, Antonio Martínez Beltrán podría ocupar la Secretaría de Finanzas, en lo que se considera una de las entidades más acaudaladas del país.