Nadie se ocupó de desecho de cubrebocas

0
27
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.-
La mayor parte de los municipios de Tamaulipas han sido omisos, al no disponer de un sitio para dar tratamiento especial a la gran cantidad de cubrebocas que quedan en desuso por parte de la población.

Y es que tampoco han cumplido con  la puesta en marcha de una campaña de concientización entre la población, para que ese tipo de desechos sean concentrados en un solo sitio, confirmó Gilberto Estrella Hernández.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma) dijo que desde hace poco más de un año la dependencia mandó un oficio a cada uno de los 43 ayuntamientos, para que dispusieran de un lugar que permitiera concentrar ese tipo de desechos.

“Si tomamos en cuenta la población que hay en Reynosa, que supera al millón de personas, la zona conurbada de Tampico, Madero y Altamira, la de Nuevo Laredo y Matamoros, es una elevada cantidad de cubrebocas que no tienen un tratamiento y confinamiento especial”, indicó.

Confirmó que la gente no tiene el más mínimo cuidado y desde el momento en que se deshace de un cubreboca, desconoce si en el protector va el virus de covid-19 y la proliferación que puede generar de no recibir un tratamiento especial.

Estimó que el 90 por ciento de la población usa el cubrebocas como medida de prevención al contagio de covid-19, donde la mayoría de la gente desconoce qué hacer con el protector una vez que deja de cumplir con el propósito para el que fue creado, y simplemente se tira.

Como primera autoridad encargada de la población son los ayuntamientos, los que desde hace un año debieron haber implementado alguna estrategia por principio de cuentas para la concentración de cubrebocas.

“Es decir, depositarlo en un sitio especial, de donde después se lleva a confinamiento para darle su tratamiento especial y proceder a su destrucción”, indicó Estrella Hernández.

Desafortunadamente no lo han hecho y al momento de recolectar la basura van implícitos esos desechos clínicos.