Sequía aumentaría precio de granos y carne

En México ha afectado a casi el 84 por ciento del país, golpeando drásticamente al campo

0
52
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

En México, la sequía se ha agudizado afectando a casi 84 por ciento del país y golpeando a un campo que ya padece por la falta de lluvias desde 2020. Un problema que anticipa una menor producción agrícola este año, una mayor importación y la subida en los precios.

Este domingo, el director del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), Juan Carlos Anaya, señaló que los niveles en muchas de las presas del país son muy bajos, principalmente en los estados de Sinaloa, Tamaulipas y Chihuahua y también en la región del Bajío; la falta de agua en las zonas de riego es un tema muy preocupante.

Según información de GCMA, las 210 presas del país tienen unas reservas actuales de 46.4 por ciento de la capacidad total. Además de que 7 de los 32 estados del país concentran 16 presas con agua para uso agrícola (riego) y actualmente están a solo 33.1 por ciento de su capacidad. Esto representa una bajada de 55 por ciento en comparación con el año pasado.

Anaya señaló además el efecto climático de La Niña -relacionado con lluvias abundantes e inundación y también sequías-, que influirá en la baja producción por falta de lluvias este año.

El experto indicó que en Sudamérica “La Niña” afectó a Brasil y Argentina con menor producción, se prevén en Estados Unidos fuertes sequías para mayo y en México advertimos ya esa situación.

Agregó que la sequía afectará la producción de granos básicos pero también a la caña de azúcar y otros productos agrícolas. Además de ganaderos, lo que provocará un daño a los productores.

Juan Carlos Anaya mencionó que una sequía “es muy difícil de enfrentar” y prefirió que “haya tormentas e inundaciones”, pues “el exceso de agua deja desastres, pero a la larga deja más beneficios que una sequía porque esta no hay manera de combatirla”.

Agregó que se va a tener un fuerte impacto en el sector y por estados será menos o más grave, pero en un 70 por ciento del territorio vemos situaciones que no veíamos desde hace una década.

Algunos expertos creen que la afectación será generalizada para todos los sectores que integran la cadena agroindustrial en México ya que sube el precio de los cultivos que disminuyen, lo cual afecta la producción.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la tasa de inflación aumentó en marzo hasta 4.67 por ciento, la más elevada desde finales de 2018, después de que los precios subieran en el tercer mes del año 0.83 por ciento.

Blanca Jiménez, según la directora de la Conagua, la problemática se produce tras un déficit de lluvias en 2020 -con una precipitación 3 por ciento menor a la de 2019- y por la pandemia de Covid-19, que generó “una demanda adicional de agua” en el país, principalmente en grandes poblaciones.

Indicó que por ello “el almacenamiento de las presas más importantes del país se vio afectado; una sequía en un desierto es normal y no es un problema pero una sequía en zonas altamente pobladas o agrícolas es preocupante”, explicó a Efe, y agregó que este año tampoco hay suficientes lluvias, colocándose en uno de los peores niveles de precipitación desde 1941.

De acuerdo con el Monitor de Sequía en México, que publica la Conagua, hasta el 31 de marzo, unos mil 295 municipios del país sufrían sequía de “moderada a excepcional”, mientras que otros 488 presentaron una situación “anormalmente seca”.

El reporte indicó que 83.92 por ciento del país está afectado por la sequía.

La sequía que aqueja al país “puede convertirse un problema grave” si no desarrollan e implementan medidas de prevención y mitigación como el ahorro del líquido y la inversión para un mejor uso del agua, según Jiménez.

Indicó que las regiones más afectadas por los efectos de la sequía en México son el noroeste y norte del país, así como Guanajuato, Michoacán, Guerrero y la costa norte de Oaxaca.

CAMBIOS CLIMÁTICOS

Indicó que la actual sequía no solo se apunta como una “anomalía climatológica”. Para Greenpeace también “es un síntoma del cambio climático”.

Viridiana Lázaro, especialista de agricultura y cambio climático de la organización en México, señaló que tanto la sequía como las inundaciones son cambios climáticos que afectan directamente a la agricultura.

Mencionó que el principal problema “es el modelo industrializado de producción de alimentos, que ha traído una dependencia a los agrotóxicos, fertilizantes de síntesis química incluso a los transgénicos”.

Esos químicos “se contamina el suelo y se afecta su microfauna que ayuda a mantener su fertilidad”, dejando suelos empobrecidos y erosionados.

Señaló que debido al cambio climático la temporada de lluvia está alterada y las temperaturas de planetas siguen en aumento.

Esto también afecta a México, que al momento registra más de 80 incendios forestales activos en 23 estados, con una superficie afectada de 17 mil 524 hectáreas.

 

Con información de: lopezdoriga.com

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

AMLO propondrá a Biden ampliar ‘Sembrando Vida’