Baja nerviosismo en mayores de 60 años por segunda dosis

La funcionaria federal expuso que a cada una las sedes para atender a los adultos mayores están enviando cargamentos de 995 dosis

0
89
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

José del Carmen Perales Rodríguez

La aplicación de la segunda dosis de vacuna anticovid-19 a personas de 60 años y mayores en la Ciudad, transcurre en un ambiente más tranquilo y sin el nerviosismo de la primera jornada, aunque siguen presentándose casos en que algunos adultos buscan adelantarse en el orden alfabético.

Así lo dio a conocer Micaela Martínez Narváez, subdelegada de la Región Ocho de la Secretaría de Bienestar federal, quien se encuentra a cargo de los cuatro puntos de vacunación a este grupo poblacional en la Ciudad.

«Estamos más organizados y las personas están más tranquilas que la pasada jornada de vacunación, cuando creemos que pensaban que no teníamos suficientes vacunas pero ya se dieron cuenta que hay para todos», expuso.

La funcionaria federal expuso que a cada una las sedes para atender a los adultos mayores están enviando cargamentos de 995 dosis, para evitar que se puedan dañar pues recordó que la vacuna Pfizer debe estar a muy baja temperatura.

«Pero si se requieren más se envían más, porque no podemos exponer la vacuna a temperatura ambiente, pero recordemos que en el operativo pasado lo máximo que trajeron diario fueron dos mil diarias y estaremos vacunando desde este martes hasta el martes próximo», apuntó.

Martínez Narváez, quien fue entrevistada en la sede de la primaria Leona Vicario, destacó que hasta el momento no se han presentado contratiempos en las filas.

«Gracias a Dios no hemos tenido ningún incidente en las filas, la estrategia que tenemos ahorita es atenderlos por el abecedario, por eso estamos invitando a todas las personas que respeten el día que les toca, porque hemos visto que vienen con apellidos de todo el abecedario y es lo que provoca que se generen aglomeraciones», agregó.

Finalmente la subdelegada comentó que también están aplicando la primera dosis a quienes no la tienen, pero al final de la jornada diaria, sin embargo dijo desconocer cuándo recibirían la segunda.